pixabay

El Acuerdo de París, un tratado internacional firmado para abordar el cambio climático, reconoce que el cambio climático es una preocupación común para toda la humanidad. Y, sin embargo, muchas mujeres se ven afectadas de manera desproporcionada y negativa por el cambio climático a medida que se intensifican las desigualdades existentes y los roles de género. Sin embargo, se sabe que las mujeres desempeñan un papel vital en la adaptación y mitigación del cambio climático, por lo que el Acuerdo de París (PMA) también establece que la acción climática debe promover la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres.

Según la OCHA (coordinación de la respuesta a emergencias globales y la protección de las personas en crisis humanitarias) el PMA busca la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres en todos sus proyectos, ya que el hambre no se puede erradicar sin igualdad. El empoderamiento de la mujer es el proceso mediante el cual las mujeres obtienen y ejercen agencia en sus vidas y tienen el mismo acceso a los recursos, las oportunidades y el poder que los hombres. Para estar empoderadas, las mujeres deben tener no solo capacidades y acceso equitativo a los recursos y oportunidades que igualen a los de los hombres, sino también la capacidad de utilizarlos para elegir y tomar decisiones como miembros plenos e iguales de la sociedad. Para el PMA, esto significa que las políticas y programas de asistencia alimentaria deben crear condiciones que faciliten, y no socaven, las posibilidades de empoderamiento de las mujeres.

Un elemento importante del empoderamiento de la mujer es el empoderamiento económico de la mujer. El empoderamiento económico es una piedra angular de la igualdad de género que se refiere tanto a la capacidad de las mujeres para tener éxito, avanzar económicamente y su poder para tomar decisiones económicas y actuar en consecuencia. Un número significativo de instituciones, investigadores y profesionales han comenzado a desarrollar enfoques y metodologías para medir el empoderamiento económico en las iniciativas de inclusión financiera, ya que el empoderamiento económico sigue siendo una de las rutas más poderosas para que las mujeres alcancen su potencial, al tiempo que promueven sus derechos. El empoderamiento económico de las mujeres no es el resultado de una cadena cronológica de eventos, como el ahorro, seguido del acceso al crédito, luego a seguros, capacitaciones y asistencia técnica que eventualmente conducirán a la generación de ingresos, una mejor toma de decisiones y finalmente al empoderamiento económico. Es, más bien, no lineal y multidimensional, dependiendo de las circunstancias estructurales a nivel de comunidad, hogar e individuo.

La evidencia recopilada a lo largo de los años muestra que los seguros para los hogares con inseguridad alimentaria se pueden utilizar de manera efectiva para gestionar los riesgos climáticos y garantizar la sostenibilidad de los medios de vida. A medida que ocurren eventos climáticos, para las mujeres y las familias a las que cuidan, este seguro actúa como una red de seguridad con la que pueden contar para ayudarlas en los momentos difíciles. Además, el seguro es más eficaz cuando se integra con otras herramientas de gestión de riesgos que mejoran la productividad y la base de activos de los hogares al tiempo que reducen el riesgo subyacente de desastres y aumentan las oportunidades de ahorro que ayudan a las personas a absorber choques idiosincrásicos y menos extremos. Esto les da a las mujeres la posibilidad de pensar en el futuro, invertir en mejorar su situación y no vivir con miedo al próximo evento extremo o shock.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación