Louisa Atkinson. Maiden, J.H. (1908) Records of Australian botanists- (a) General, (b) New South Wales. Journal and Proceedings of the Royal Society of New South Wales for 1908. Lámina XIV

Esta botánica e ilustradora científica nació en 1834, en Australia. Es  conocida fundamentalmente por su trabajo botánico: descubrió algunas especies de plantas y en sus ilustraciones  botánicas incluía además animales, insectos y paisajes.

Se la considera una pionera para las mujeres australianas en periodismo y ciencias naturales. Pero no sólo, también apoyó en sus escritos a los aborígenes australianos. Muchas de las especies que descubrió para la ciencia, fue en su trabajo realizado  en las Montañas azules. Recolectó especímenes extensamente para el reverendo Dr. William Woolls un conocido maestro y botánico aficionado, y Ferdinand von Mueller.

Según Lawson, el trabajo de von Mueller contó con la ayuda de muchos naturalistas aficionados en Australia, pero que la contribución de Louisa Atkinson merece una nota particular: “por la calidad de su información, su compromiso académico, su entusiasmo y persistencia en el tiempo, su alcance geográfico, su profundidad local , su robustez y vivacidad de registro descriptivo, su sentido de exploración primaria, su pura inventiva”. 

Su arte botánico era inusual por su diversidad: incluía animales, pájaros, insectos, reptiles y paisajes. Ella popularizó la ciencia y escribió para The Sydney Morning Herald y Horticultural Magazine .

Su colección de más de 800 especímenes botánicos se encuentra en el Herbario Nacional de Victoria.

En la década de 1860, Atkinson se estaba dando cuenta del impacto de la agricultura europea en la flora nativa. Escribió sobre esto en varias ocasiones, haciendo afirmaciones como “No se necesita una imaginación fértil para prever que, digamos, dentro de medio siglo, extensiones de cientos de millas estarán sin árboles”. 

 

Además es escritora de ficción  se le atribuye ser la primera mujer nacida en Australia en publicar una novela en Australia, Gertrude the Emigrant (1857), para la que usó el nombre “Una mujer australiana”.  El crítico contemporáneo, GB Barton, describió la novela de la siguiente manera: “La escena se sitúa íntegramente en la Colonia, principalmente en el monte; y en ninguna parte se describen con mayor precisión o gráficamente (sic) las características peculiares de la vida en el monte. abunda en incidentes, los personajes están hábilmente dibujados y la ejecución literaria es bastante igual a la de las novelas ordinarias”.

Sus novelas son significativas porque “son las primeras novelas escritas por una mujer australiana nativa; ofrecen, aunque sea toscamente, una descripción vigorosamente sostenida de la vida colonial australiana; y ofrecen una perspectiva femenina colonial particular que intenta activamente modificar los valores ingleses importados”.

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación