En 2019 la Universidad de Glasgow publicó un Informe sobre el acoso sexual en el campo de la atención médica y social en Reino Unido. En él se advierte que, si bien la mayoría de profesionales de la salud trabajan bajo el compromiso por ofrecer la mejor atención posible a las personas pacientes y mantienen sus relaciones con el resto de colegas en el marco del respeto, en los últimos años, algunos casos de acoso sexual han salido a la luz. Las investigaciones demuestran que el impacto de la violencia sexual en quienes la sufren puede llegar a ser nefasto a varios niveles y truncar las vidas de muchas personas por ello, es muy importante que se pongan en marcha cuanto antes todos los mecanismos necesarios para prevenir el acoso y los abusos sexuales también en el ámbito de la salud.

En este sentido, este informe trata de arrojar luz y aportar información de valor y basada en la evidencia para quienes deben regular y proveer de los servicios que se han de encargar de identificar, determinar e interrumpir lo antes posible toda aquella circunstancia en la que se esté dando una conducta inapropiada o acoso sexual.

Para ello el estudio analizó 275 denuncias por conducta laboral inapropiada en general presentadas contra personal médico y de enfermería, encontrando que 232 de las cuales estaban relacionadas con violencia sexual. El 59% de las víctimas fueron pacientes y el 32% colegas de profesión. El informe halló que entre los pacientes las personas más vulnerables tienen mayor riesgo de sufrir abusos, especialmente cuando son reiterados y entre ellos las y los pacientes de salud mental. En este tipo de contextos es mucho más probable que hayan mayores niveles de agresión y fallos en los límites de un trato adecuado y respetuoso con la integridad de la persona. 

El informe concluye recomendando, entre otros, la creación de políticas más claras sobre las relaciones como un medio para proteger tanto al personal como a los pacientes así como volcar todos los esfuerzos posibles y en la línea de un anterior estudio en el que se mostraba como la capacitación del personal era un factor de influencia en la reducción de incidentes relacionados con el acoso sexual, en realizar un trabajo prevenir el acoso sexual.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación