pixabay

Tamana Zaryabi Paryani, Parwana Ibrahimkhel, Zahra Mohammadi y Mursal Ayar desaparecieron después de participar en una manifestación contra los talibanes, pero los nuevos gobernantes de Afganistán, cuyo gobierno aún no es reconocido por ningún país, negaron sistemáticamente haberlas detenido.

Después de un largo período de incertidumbre sobre su paradero y seguridad, las cuatro activistas afganas ‘desaparecidas’, así como sus familiares que también desaparecieron, han sido liberadas por las autoridades, según apunta la Misión de Asistencia de las Naciones Unidas en Afganistán en Aljazeera

El portavoz del gobierno talibán, Zabihullah Mujahid, dijo a la AFP en una entrevista reciente que las autoridades tenían derecho a “arrestar y detener a los disidentes o a quienes violan la ley” después de que el gobierno prohibiera las protestas no autorizadas poco después de llegar al poder.

Los talibanes están bajo la presión de la comunidad internacional para que respeten los derechos humanos mientras el grupo participa en conversaciones con países occidentales y donantes globales para asegurar la ayuda para abordar la crisis humanitaria de Afganistán.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación