El antigitanismo es una forma de racismo contra el Pueblo Gitano. De entre los muchos prejuicios y discriminaciones que sufren, hoy nos centraremos en aquellos que dicen que los hombres gitanos son más machistas y violentos. La falta de diálogo crítico, científico y con mirada transformadora ayuda a reproducir estos estereotipos tan dañinos para los hombres gitanos, las mujeres gitanas y toda la población. Esto lleva a la segregación educativa y social, a que la mayoría (por ahora) no lleguen a estudios superiores; también hace que haya la falsa visión de que se preocupan menos por la superación de la violencia de género.

Desde el Diario Feminista y las Nuevas Masculinidades Alternativas (NAM) siempre nos centramos en buscar la dimensión transformadora de cada realidad para mejorar el mundo. Sabemos por ello que, igual que hay mujeres que no son feministas, hay hombres payos que no son igualitarios; y lo mismo sucede con hombres gitanos. 

Para demostrarlo científicamente, la Federación de Asociaciones de Mujeres Gitanas KAMIRA organizó el proyecto RomaNAM: “El posicionamiento de los hombres gitanos ante los retos de la igualdad y la violencia de género. Hacia las nuevas masculinidades”. Podéis disfrutar leyendo su informe final, del que destacaremos algunos resultados.

  • No hay diferencias significativas entre las opiniones y actitudes de los hombres gitanos y el resto de hombres de la sociedad en relación con la igualdad de género y con la violencia de género.
  • Los casos puntuales de respuestas de carácter sexista o de falta de percepción de las desigualdades de género fueron atribuidos al nivel de formación y educación recibida.
  • Los hombres gitanos se posicionan claramente en favor de la promoción de las mujeres gitanas
  • Frente a un caso de violencia de género, estos actuarían en casi todos los casos.

He tenido la oportunidad de conocer a algunos chicos y hombres gitanos: les he visto como voluntarios en Cáritas o en Comunidades de Aprendizaje; estudiando primaria, sacándose el bachillerato o en la universidad. Desde su diversidad, he visto muchos posicionamientos firmes al lado de las niñas y mujeres por la igualdad y contra la violencia de género. Quienes mantienen prejuicios se beneficiarían de colaborar codo con codo con estos hombres, de igual a igual.

 

Los NAM sabemos ver actitudes NAM que nos inspiran, y no solo es que nos da igual el origen de ese hombre, sino que valoramos especialmente el aspecto de la diversidad que aporta gente diferente, en este caso por todos los aspectos que los hombres gitanos NAM nos pueden aportar a todos y todas. Cada vez más, estamos demostrando que las Nuevas Masculinidades Alternativas no están relacionadas con una edad, una ideología, un nivel socioeconómico, una religión, una estética, una orientación sexual o expresión de género, y tampoco una etnia o cultura. Lo que importa es su actitud firme contra toda violencia. Quiero a mi lado en la lucha, junto con mujeres feministas, a todo tipo de hombre NAM con el fin de terminar con toda violencia y conseguir un mundo más justo. Hacer que las personas gitanas lleguen a los mismos niveles académicos y formativos es una pieza clave de todo ello, cuestión que las Actuaciones Educativas de Éxito y las Comunidades de Aprendizaje están consiguiendo como ninguna otra estrategia hasta el momento.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación