Foto de Mimi Thian en Unsplash

Los rumores corrían por los pasillos universitarios sobre el centro de investigación que más éxito estaba teniendo en la universidad… algunos menos atrevidos solo decían con un poco de retintín “hay muchas chicas en ese centro de investigación”. Otras personas más abiertamente: en ese centro “todas se vuelven más guapas”. Estos comentarios se hacían con tono suspicaz…  proyectando sus turbias mentes machistas.

Podríamos dar muchas respuestas al respecto, primero evidenciar lo evidente…  ¿Qué clase de comentarios son esos? Pues comentarios patriarcales y sexistas que no toleran que las mujeres ocupen los espacios de ciencia. Comentarios basados en la doble moral donde la mujer inteligente no puede ser bella y a la inversa. Ya lo sufrió Hedy Lamarr… pero claro, eso fue a mediados del siglo XX ¿aún está así parte del profesorado universitario? Ay,ay, ay… algunas y algunos siguen en la Edad de Piedra… .

Podríamos recordarles – o explicarles, quizás no saben – la existencia de figuras históricas como Hipatia, literarias como Sherezade… donde inteligencia y belleza han ido de la mano.

Podríamos darles argumentos científicos, la calidad de las relaciones mejora la vida de las personas, su salud y su atractivo. Si trabajas en lo que te apasiona, rodeado de compañeras y compañeros de trabajo solidarios con los que estableces diferentes amistades o simplemente relaciones de trabajo saludable. Evidentemente, tu atractivo mejora.

Pero podríamos saltarnos los tres párrafos anteriores y no intentar justificar nada pues no es necesario… y decir directamente:… nos “volvemos más guapas”… ¿y?.. ¿qué pasa?

Tags:
Secciones: _noticias portada