Un estudio canadiense publicado este mes en la revista científica JAMA Surgery desvela que los malos resultados en las intervenciones quirúrgicas son más probables cuando la paciente es mujer y el cirujano es hombre. Las personas autoras señalan que se trata de un resultado que plantea una nueva investigación que trate de comprender el mecanismo que subyace a esta disonancia, para conseguir superar esta disparidades (Upi).

El estudio canadiense se llevó a cabo sobre 1,3 millones de personas que se sometieron a una intervención quirúrgica común de elevación o de emergencia entre 2009 y 2019.  Uno de los resultados indica que las mujeres que se confían a una operación común electiva y de emergencia con cirujanos varones tienen un 15% más de probabilidad de morir o sufrir complicaciones importantes que provocan ser readmitidas en los hospitales en un plazo de 30 días, que si la opera una mujer. En cambio, los hombres obtienen resultados igualmente buenos independientemente del sexo del cirujano. 

Aunque el estudio no aporta datos que ayuden a comprender porque sucede esta diferencia entre los sexos, al no ser un resultado esperado, se cuenta con estudios previos que estiman que la hipótesis podría sustentar la comunicación entre pacientes y médicos, ya que se cuenta con resultados que señalan que las doctoras tienden a escuchar más, y por tanto, los y las pacientes se benefician de unos mejores resultados. 

Se cuenta con estudios que ya han señalado que aspectos como; la escucha de los cirujanos o cirujanas a la personas pacientes después de la cirugía y la manera en que involucran a la familia o a las personas cuidadoras o la escucha a las enfermeras de la planta que expresan su preocupación, son factores importantes, debido a que la relación paciente-cirujano es muy importante. 

De esta forma, esta investigación afianza la necesidad a comprender mejor cómo funcionan estos factores que influyen en conseguir un resultado óptimo, con el fin que sean utilizados por todos los cirujanos y cirujanas y, así, se puedan beneficiar todas las personas pacientes, para que deje de ser importante para las mujeres el sexo del cirujano que te opera.

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación