Según la ONU, las mujeres y las criaturas corren un alto riesgo de ser empujadas a formas contemporáneas de esclavitud. En una alerta coincidiendo con el Día Internacional para la Abolición de la Esclavitud el 2 de diciembre, advirtieron que desafíos globales como la COVID-19, el cambio climático y los conflictos armados han amplificado las vulnerabilidades existentes.

Según cifras publicadas por UNICEF y la OIT en junio, casi 80 millones de criaturas de entre 5 y 17 años están sujetas a trabajos peligrosos que se clasifican como una forma contemporánea de esclavitud. Según apuntan, es posible que muchos niños y niñas se hayan visto obligados a realizar las peores formas de trabajo infantil debido a la pérdida de empleo y de ingresos de sus familias. Esto incluye el reclutamiento forzoso de jóvenes en grupos armados y criminales.

Comisionarios de la ONU instan a los Estados miembros a establecer vías migratorias seguras, así como a facilitar el acceso al trabajo decente y a una mayor cooperación con el sector empresarial, las organizaciones de la sociedad civil y los sindicatos. En este sentido, este año marca el trigésimo aniversario del Fondo Fiduciario de Contribuciones Voluntarias de las Naciones Unidas para las Formas Contemporáneas de Esclavitud. Solo este año, 18.000 víctimas recibieron asistencia vital de organizaciones apoyadas por el Fondo.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación