Coincidiendo con el 25 de Noviembre, la Federación Italiana de Deporte Ecuestre (FISE, por sus siglas en italiano) anunciaba a través de algunos medios como Time.News la reciente creación de una Comisión Anti Acoso junto con un proyecto de formación gratuita llamado Fearless Girls (“Mujeres sin Miedo”) dirigido a impulsar otros roles de la mujer en el mundo laboral. 

Según recoge este medio, Grazia Basano, Vicepresidenta de FISE, declaró que la protección de la mujer debe ser un compromiso de 360 grados. Abordar este grave déficit cultural significa no bajar la guardia y finalmente designar mujeres para roles importantes, con el objetivo de mejorar la gobernanza en el deporte. La violencia contra la mujer debe encontrar necesariamente respuestas decisivas y puntuales en la vida cotidiana y el respeto de su dignidad, en todos los ámbitos de la sociedad civil.

Una iniciativa que sin duda, animará a otras federaciones y organizaciones deportivas a hacer lo propio. El mundo del deporte femenino es un ámbito muy castigado por el acoso sexual. Así lo demuestran algunos de los aberrantes casos que han salido a la luz en los últimos años, gracias a que movimientos como #MeToo han contribuido a que las víctimas se sientan con más fuerza y apoyo social para denunciar los abusos.

En los deportes ecuestres hombres y mujeres compiten en las mismas categorías porque sobre un caballo lo que importa es la destreza y no la fuerza o la resistencia, ya que  éstas condiciones físicas las pone el animal. Aunque se dé esta igualdad en el ejercicio de la actvidad, esta circunstancia no libera a las mujeres que practican cualquiera de las disciplinas hípicas del riesgo de ser víctimas de violaciones y abuso sexual, como tampoco lo garantizará por sí solo que ocupen más cargos de responsabilidad si por parte de éstas no se adquiere el fiel compromiso y la valentía de actuar con firmeza y solidez frente al acoso y sabemos que una de las claves más importantes para su prevención, es promover actitudes y posicionamientos activos de tolerancia 0 frente al mismo, por parte de los organismos y las personas que los forman, independientemente de si se trata de una disciplina deportiva, ámbito laboral o una institución educativa superior como la universidad.