En el artículo Does Use of Books and Electronic Media Associate to Joint Attention Skills and Temperament during the First Year of Life?, publicado en la revista científica “International Journal of Educational Psychology” de Hipatia Press, el equipo investigador estudia la manera en la que los libros y medios electrónicos podrían contribuir al desarrollo de los niños y las niñas en edad preescolar en Latinoamérica. Para ello, se analizó la relación existente entre las habilidades de atención conjunta y el temperamento -como por ejemplo el esfuerzo de control, la extroversión y el afecto negativo- y la interacción de los y las preescolares con libros y otros dispositivos electrónicos durante el primer año de vida.  

La muestra contempló núcleos familiares que 1) tenían entre 10 y 51 libros en casa, 2) compartían la lectura con preescolares una vez o menos a la semana, 3) nunca o casi nunca usaban dispositivos como ordenadores o móviles, y 4) tenían una frecuencia de uso de la televisión casi diaria. Mediante el juego libre, se observaron los diferentes comportamientos entre las madres y sus descendientes. En base a los resultados obtenidos, se pudo concluir que la cantidad y la frecuencia de uso de libros en casa tenía un efecto positivo en la capacidad de atención conjunta y extroversión, promoviendo así las interacciones infantiles. También se relacionó la cantidad de libros en casa y la frecuencia de lectura con más conductas de interacción como la atención conjunta pasiva y la coordinada, lo que asociaba que un mayor número de libros en casa y mayor frecuencia de lectura a los y las bebés mejoraba las conductas de atención conjunta. 

Aunque tener libros en casa podría ser un elemento a favor para fomentar el desarrollo de infantes menores de un año, hay evidencias científicas que demuestran que es la frecuencia de lectura la que tiene un impacto mucho mayor, como por ejemplo a través de las Tertulias Literarias Dialógicas. Muchas de las escuelas Comunidades de Aprendizaje están ubicadas en barrios en situaciones de vulnerabilidad social, con familias que podrían responder a las mismas características que la muestra analizada por el estudio y el alumnado ha superado la media estatal en competencias básicas de lectura o matemáticas. 

Lo que sí que se podría afirmar con seguridad es que poner al alcance de niños y niñas en edad preescolar libros y usarlos con frecuencia, de manera dialógica en base a evidencias científicas es el camino al éxito.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación