Pixabay

Entre las muchas desigualdades en el sistema de salud de los Estados Unidos, la disparidad de mujeres en roles de liderazgo, especialmente en comparación con la cantidad de personas que trabajan en la industria en general, tiene un gran impacto. Si bien alrededor de dos tercios de la fuerza laboral hospitalaria está compuesta por mujeres, solo el 34% de los líderes hospitalarios son mujeres. Y solo alrededor del 13% de los directores ejecutivos de atención médica son mujeres, según un informe de 2019 de Oliver Wymann.

A pesar de que las mujeres toman la mayoría de las decisiones de atención médica en el hogar y que ocupan principalmente los roles de cuidadoras, no participan de los puestos de toma de poder. Algunas de las mujeres líderes en el campo de la salud afirman la necesidad de establecer un tono de colaboración y de una diversidad de voces que se escuchan. 

En septiembre, Margaret Pastuszko fue nombrada presidenta y directora de operaciones del Sistema de Salud Mount Sinai en Nueva York, donde ha trabajado desde 2000. Según health care dive, la riqueza está en la diversidad de opiniones, lo que incluso ayuda a mejorar la atención a los y las pacientes, así como su bienestar. Además, apunta que para lograrlo hay que aportar inclusión y diversidad para una mejor toma de decisiones.

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación