pixabay

Los reiterados casos de acoso sexual, así como de presuntas violaciones que aparecen en los medios de comunicación, están generando cada vez más acciones individuales y colectivas solidarias con el fin de proteger a las víctimas y acabar con el acoso sexual.

Los recientes hechos escalofriantes sucedidos en Igualada contra una menor de 16 años han generado una nueva oleada de solidaridad y de posicionamiento firme, como es el caso de la librería Adserà de Tarragona que escribe en sus redes sociales “Noies si sou a prop de la llibreria i us molesten o us sentiu assetjades, entreu. El petit comerç també serveix per això, per no sentir-se sola. Colpides per l’agressió d’Igualada 😔😔 #prou” [Chicas, si estáis cerca de la librería y os molestan u os sentís acosadas, entrad. El pequeño comercio también sirve para esto, para no sentirse sola. Estremecidas por la agresión de Igualada #basta]. Llamado al que se ha sumado la plataforma Llibreries obertes, así como bibliotecas y otras librerías. 

Además varios municipios, entidades sociales y personas a título individual están sumando cada vez más mensajes de apoyo y de rechazo a cualquier tipo de abuso. E incluso entidades sociales como la Federació Catalana d’Associacions d’Activitats de Restauració i Musicals (Fecasarm) están estudiando presentarse como acusación particular. Cada vez más entidades, organizaciones o empresas se están posicionando solidariamente para dar apoyo a las víctimas y proteger a las chicas. 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación