La solidaridad es una de las características principales de las Nuevas Masculinidades Alternativas (NAM). La investigación aporta evidencias que demuestran que ser NAM en bueno para la salud. Y estas evidencias están en sintonía con las investigaciones que apuntan a que ayudar beneficia a la salud. Sin embargo, en ocasiones tal vez no es tan visible que ayudar no solo aporta buena salud a la persona que es ayudada, sino que también es beneficioso para las personas que ayudan. El siguiente artículo científico, por ejemplo, aporta evidencias en ese sentido: Giving support to others reduces sympathetic nervous system-related responses to stress (Ayudar a los demás reduce las respuestas al estrés relacionadas con el sistema nervioso simpatético). Se suma así a otras investigaciones que apuntaban a que ayudar a los demás beneficia también a las personas que ayudan. Se señalaban beneficios tales como una tasa de mortalidad más baja, menos días enfermo, menor tendencia a la hipertensión, y la percepción de vivir mejor y más feliz.

En el experimento que realizaron, Inagaki y Eisenberg tenían como objetivo analizar la respuesta al estrés. Lo hicieron tomando en cuenta tres referencias: 1) la ansiedad a nivel afectivo, 2) la respuesta cardiovascular, y 3) la producción de alfa-amilasa y de cortisol en la saliva. Los resultados demuestran que las personas que se involucraron en ayudar a otras personas experimentaron menos estrés fisiológico en comparación con las personas que no ayudaron. Aunque no pudieron identificar diferencias significativas a nivel de ansiedad a nivel afectivo, la respuesta cardiovascular y la producción de alfa-amilasa y cortisol en la saliva demostró que las personas que ayudaban salían mejor paradas a la hora de afrontar el estrés.

Existe muchísima investigación que demuestra que tener buenas relaciones contribuye notablemente a desarrollar una vida longeva, saludable y feliz, y que no tener buenas relaciones es tan perjudicial para la salud como otros factores claramente identificados como nocivos, tales como el tabaco, la obesidad o la polución. Por lo tanto, la idea de que el hombre es un lobo para el hombre y de que no hay alternativa es solo para aquellos que no aspiran a tener una vida realmente satisfactoria y feliz. Las Nuevas Masculinidades Alternativas rechazan la violencia, son solidarias y se asocian con personas que rechazan las actitudes violentas, y ello no solo ayuda a las personas que reciben la solidaridad, sino también a los NAM que ejercen la solidaridad.

Tags:
Secciones: portada