Centenares de titulares anuncian que la empresa Alibaba ha despedido a uno de sus directores por la presunta violación a una compañera de trabajo, pero en realidad no fue ipso facto. La empresa actuó finalmente porque la víctima no se rindió a pesar de sentirse ignorada en diferentes estamentos y, sobre todo, por el gran apoyo social recibido  fundamentalmente por compañeras y compañeros de trabajo así como por ciudadanas/os de China que la apoyaron en las redes sociales.

La víctima, tras denunciar tanto ante la policia como ante la jefa de recursos humanos la violación sufrida y no recibir apoyo alguno, decidió hacerla pública organizando una protesta en el comedor del personal y compartiendo su relato en el tablón interno de mensajes de la empresa, un documento de 11 páginas en que narra lo que sucedió la noche del 27 de julio. Se sintió presionada por su jefe para beber y éste aprovechó ese momento para agredirla sexualmente. Tras esta denuncia pública, se creó un grupo de personas empleadas, más de seis mil para apoyar a la víctima y reclamar a la empresa que tomara medidas.

Ante estas acciones, el presidente de Alibaba Group Holding LtD anunció que el agresor admitió su culpa y, por tanto, se le despidió ipso facto y nunca más volverá a trabajar en la empresa, según palabras del propio presidente. También añadió que desde la empresa no se tomaron ni las decisiones ni las medidas correctas cuando la empleada confío en la misma para denunciar la situación y, por tanto, también habrá medidas al respecto, para asegurar un entorno de trabajo seguro como máxima prioridad.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación