María Szymanowska. Wikimedia Commons

Marianna Agata Wołowska nació en Varsovia, el 14 de diciembre de 1789. Desde muy joven destacó en el mundo de la música como intérprete al piano, compositora y profesora. Con veintiún años María iniciaba su carrera internacional como concertista.

María Szymanowska fue una virtuosa del piano que inspiró los versos de importantes escritores del momento y las composiciones musicales de destacados compositores.
Entre 1815 y 1820 realizó sus primeras giras de conciertos: en Polonia. Dresde, Viena, Londres, San Petersburgo y Berlín. En un principio eran sólo conciertos privados, pero poco a poco se fue haciendo un nombre y consiguió nuevos contactos, decisivos para el desarrollo de su carrera.

Además de ser una virtuosa concertista de piano, también es reconocida como compositora: tres de sus cinco melodías encargadas por Niemcewicz aparecen en la edición de 1816 de Canciones históricas polacas, con versos escritos por él. 

En 1820, Breitkopf & Härtel comienzan a publicar las obras de María Szymanowska: sus Veinte Ejercicios y Preludios para pianoforte, que le gustó a Schumann, así como sus Seis romances para voz y piano. Textos de Shakespeare, Pushkin y el cardenal De Bernis. 

De 1822 a 1827 realizó una sucesión más o menos ininterrumpida de giras de conciertos, éxitos indiscutibles, por toda Europa. Primero Rusia: Vilnius, San Petersburgo, Moscú, Riga, Kiev. 

Regresó con el título de “Primera Pianista de La Emperatriz de todas las Rusias”.
En el verano de 1823, se encontraba en Karlsbad y Marienbad, donde Goethe la escuchó y desde entonces sintió una eterna admiración por ella, como atestigua, por ejemplo, en su poema Reconciliación . 

Recorrió Alemania y ofreció conciertos públicos en las principales ciudades. En abril de 1824, tocó en el Conservatorio de París, con Baillot, el excelente violinista. Hanry, el editor, hizo imprimir su nocturno The murmur, que rápidamente se convirtió en una pieza de moda. Desde Londres se fue a Ginebra e Italia, con cartas de recomendación de Rossini. En marzo de 1825, actuó en el Louvre y luego fue aclamada una vez más en Amsterdam y Londres. 

María Szymanowska realizó 113 obras. De ellas destacan piezas breves para piano y el uso del llamado “stile brillante”. Está considerada como precursora de Frédéric Chopin, a quien sin duda influyó con sus danzas polacas y nocturnos. Otros músicos del momento, entre ellos Giacomo Rossini, admiraron su obra y su interpretación. También deslumbró a intelectuales y poetas como Goethe, quien sintió una profunda pasión por la pianista a la que dedicó su poema Aussöhnung. De María dijo: El increíble talento de Szymanowska no se puede explicar con palabras.

Secciones: portada