Una de las grandes revoluciones que supone el concepto de Nuevas Masculinidades Alternativas (NAM) es que muestra que los chicos y hombres pueden ser a la vez igualitarios, seguros y atractivos. La literatura en men ‘s studies ya señala que los hombres buenos quieren también seguir siendo vistos con deseo y motivación en sus relaciones y amistades. Esto es especialmente importante porque rompe con una doble moral muy instalada en la sociedad, que dice que los hombres igualitarios están en la friendzone  (“amigos con los que nunca tendrás nada”) y los malotes o chulos en la fuckzone (aquellos que “ponen mucho” sobre todo para relaciones esporádicas). De partida, los NAM no queremos estar en ninguna de las dos zonas con alguien con quien queremos tener alguna relación. Sabemos que existe la opción de combinar los valores y sentimientos con la pasión y el deseo, y que es así como se tienen relaciones más satisfactorias.

Para ello, también sabemos por la investigación que las amistades entre hombres que trabajan las NAM, entendidos como espacios seguros y de crecimiento colectivo, son claves para que estos rompan con este discurso impuesto y vean que están mucho mejor, y contribuyen mucho más a una sociedad sin violencia, si no olvidan este componente del deseo, del atractivo. Para ello, las interacciones entre estos chicos y hombres no pueden limitarse a la ética, ser relaciones rígidas o centradas exclusivamente en las limitaciones. Es importante entender que, cuando la base es la amistad y la solidaridad, partiendo de que los valores igualitarios están muy presentes, estas interacciones pueden estar llenas de deseo y atractivo.

No obstante, esto puede ser difícil cuando existen espacios hostiles en los que el ambiente está marcado por masculinidades tradicionales dominantes, y el cambio puede costar. En este sentido, en ambientes entre chicos y hombres igualitarios puede resultar complicado manifestar que alguien nos atrae, por ser entendido como algo machista por el lenguaje utilizado. Pero sabemos que todo depende de cómo se diga y que desde la belleza se puede hablar de sexualidad de una manera romántica o libre de toda violencia, sin desprecio ninguno. Estos y otros temas, más profundos o menos, que surgen en todo tipo de ambientes entre chicos, no tienen porqué ser evitados en interacciones entre las Nuevas Masculinidades Alternativas, y de hecho es beneficioso tratarlos desde un ambiente distendido, seguro y transformador.

El lenguaje del deseo  puede resultar clave también para que los hombres NAM puedan ayudarse entre ellos a ser cada vez más seguros en sí mismos, a sacar ese desparpajo unido al ya presente posicionamiento claro contra toda violencia. Es este dejarse llevar sin descuidar la ética, esa tranquilidad con entereza, el modelo que es realmente exitoso en las relaciones y en la vida y el que mejora el mundo. Lo que más éxito tiene y más gusta es ser un hombre igualitario y además atractivo, y juntos cada vez lo somos más.

Secciones: subportada