El proceso de recuperación y reintegración social de las supervivientes de trata con fines de explotación sexual es sumamente complejo. Desgraciadamente, no todas las víctimas de trata consiguen salir de la situación de explotación en la que se encuentran y algunas de ellas vuelven a ser víctimas de trata, fenómeno que se denomina re-trata. Por ello, muchos esfuerzos se destinan a la prevención. Entidades expertas en atención a víctimas de trata alertan de que los procesos de reintegración pueden ser muy largos. Rosa Cendón, coordinadora del Área de Inicidencia y Relaciones Institucionales de Sicar Cat, explicaba en el Twitch del DF sobre trata de personas con fines de explotación sexual que hay mujeres que incluso pueden estar ocho años inmersas en un proceso de recuperación. 

¿Qué evidencias existen sobre los factores que dificultan o que contribuyen en la reintegración positiva y a largo plazo de supervivientes de trata? ¿Qué factores son más importantes para que la reintegración sea sostenible a lo largo del tiempo? La investigación Long-term (re)integration of persons trafficked for the purpose of sexual exploitation, publicada en “International Review of Victimology”, recoge los resultados de 53 entrevistas realizadas con profesionales que atienden a víctimas, con supervivientes de trata y con familiares de víctimas en Albania, Bosnia Herzegovina, Bulgaria, Montenegro, Serbia, los Países Bajos e Italia entre 2013  2015.

Los factores que influyen en el proceso de reintegración tienen relación con el pasado de las víctimas, con sus experiencias vividas antes de la victimización, pero también con las experiencias vividas durante la explotación sexual , con el papel de las instituciones y entidades que proveen de servicios, y con otros elementos económicos y sociales como la pobreza, la falta de oportunidades educativas o el desempleo. 

Dentro de estas dimensiones, el equipo de investigación identificó las relaciones sociales con las profesionales así como con miembros de la familia o con nuevas redes familiares como particularmente importantes para la sostenibilidad del proceso de reintegración. 

El entorno familiar juega un papel muy importante. Aquellas víctimas de trata que han sufrido explotación debido a la implicación de sus familiares o que proceden de familias con relaciones difíciles, en las que hay violencia o abusos, tienen procesos de recuperación y reintegración social más difíciles porque carecen de redes familiares de apoyo y porque la experiencia de victimización y traición sufrida a través de personas cercanas les dificulta el poder confiar en otras personas y construir lazos duraderos y sanos con otras personas. Por contra, el contar con redes familiares de apoyo o construir nuevas relaciones familiares supone un elemento importante de apoyo en los procesos de recuperación a largo plazo. 

Más allá de las relaciones familiares, la experiencia que tienen las víctimas con instituciones, ONGs o profesionales proveedores de servicios es crucial. La forma en que se realiza la identificación, desde el primer contacto en el centro de acogida y a lo largo del tiempo son muy importantes. Por tanto, aun cuando las víctimas puedan carecer de entornos familiares o de relaciones sociales sanas, de calidad y de apoyo, las experiencias positivas con los y las profesionales pueden tener una incidencia positiva a largo plazo en los procesos de recuperación y reintegración de las supervivientes de trata con fines de explotación sexual. 

Secciones: subportada