La Federación Europea de personas trabajadoras del Transporte (ETF por sus siglas en inglés) publicaba el pasado año 2020 la guía Addressing Violence and Harassment Against Women in the World of Work (Abordar la Violencia y el Acoso Contra las Mujeres en el Mundo del Trabajo) como parte de la campaña Yes! More women In transport!, conscientes de que, para la erradicación de las desigualdades de género, esta es una de las principales causas que obstaculizan la incorporación de más mujeres al sector.

Según la organización, en el contexto de la pandemia por COVID-19, hacer frente a la violencia y el acoso sexual en el mundo del transporte se ha convertido en un tema de caracter urgente. Tal y como se expone a través de este documento, la violencia y el acoso sexual contra las trabajadoras del transporte por parte de terceros han aumentado, más teniendo en cuenta que una encuesta realizada por el mismo organismo en 2017 ya revelaba datos y testimonios escalofriantes acerca del grado de violencia y acoso sexual que sufren las mujeres en el sector del transporte.

Coincidiendo con la Federación Europea, ITF denunciaba también en 2020 esta situación alegando hechos como que en entornos laborales más aislados las mujeres corren un mayor riesgo de sufrir violencia o que la escasez de trabajo que se está desencadenando está asociada con la  amplificación del riesgo de coerción sexual, especialmente en el caso de trabajadoras informales. 

Todo ello ha motivado que las diferentes organizaciones internacionales que defienden los derechos de los y las trabajadoras, demanden la implementación urgente de medidas e insten a las empresas, gobiernos y otros inversores a que trabajen en cómo garantizar que las mujeres estén más protegidas y seguras durante esta crisis sanitaria y que sus derechos se vean fortalecidos.

En este sentido, la Guia tiene como objetivo, además de aumentar la conciencia sobre la violencia y el acoso sexual contra mujeres trabajadoras del transporte, proporcionar formas de prevenirla y abordar el problema. Por ello, incluye información sobre cómo los sindicatos del transporte en Europa pueden desempeñar un papel importante en la prevención y el tratamiento de la violencia y el acoso sexual, basándose en las normas mínimas establecidas por la OIT sobre violencia, el Convenio número 190 y la Recomendación número 206 sobre el acoso. 

ETF continúa actualmente con la campaña para hacer del transporte un sector laboral seguro para las mujeres, quienes están sufriendo de forma desproporcionada los diferentes impactos que se derivan de la pandemia de COVID-19. Herramientas como esta Guía orientan y visibilizan aspectos como por ejemplo, que son necesarios más mecanismos de protección y que reducir la brecha de género que existe, ya no sólo en el transporte sino en cualquier otro entorno, pasa, entre otras cosas, por erradicar la violencia contra las niñas y las mujeres. 

Secciones: subportada