En los últimos años, son recurrentes los debates sobre las campañas de desinformación en las redes sociales, a pesar de que estas campañas no son nuevas. Sin embargo, son cada vez más frecuentes las investigaciones sobre cómo se comparte y propaga la desinformación en las redes sociales y cómo superarla. Un grupo del MIT Lincoln Laboratory sobre Arquitecturas y Algoritmos de Software de Inteligencia Artificial lleva desde el 2014 trabajando para detectar y detener la propagación de la desinformación.

Con ese objetivo, el equipo de investigadores e investigadoras ha creado el programa Reconnaissance of Influence Operations (RIO) para lograr un sistema que pueda detectar de manera automática mensajes que contengan desinformación en redes sociales y las cuentas que propagan dichos mensajes. Una de las características que distingue a RIO de otros sistemas de IA es que utiliza técnicas analíticas múltiples para conseguir una perspectiva amplia de dónde y cómo se están difundiendo estos mensajes. Erika Mackin, una de las investigadoras del grupo, aplicó a RIO una técnica de machine learning que ayuda al programa clasificar estas cuentas de las redes sociales en relación a qué idiomas utiliza, entre otro tipo de informaciones, para poder detectar mejor las cuentas activas en la desinformación.

Detectando este tipo de cuentas y su actividad, programas como RIO contribuyen a detener la desinformación y promover un uso más democrático de la información en las redes sociales.

Secciones: subportada