Muchos estudios demuestran que la victimización entre pares es un problema muy grave y común en la adolescencia y que, además, se asocia con síntomas depresivos a estas edades. Sin embargo, existen menos evidencias acerca de cómo pueden mitigarse las consecuencias de la violencia y el acoso entre iguales en la salud mental y el bienestar socioemocional.

El artículo Perceived friend support buffers against symptoms of depression in peer victimized adolescents: Evidence from a population-based cohort in South Korea, publicado en la revista científica “Journal of Affective Disorders”, demuestra que percibir apoyo por parte del entorno de amistades reduce los síntomas depresivos en la adolescencia cuando se ha sufrido acoso entre iguales. Con una muestra de 2258 estudiantes de Corea del Sur, de una edad media de entre 15 y 16 años, se encontró, por un lado, que la victimización entre pares asociada a síntomas depresivos es significativamente mayor en las niñas (β = .55) que en los niños (β = .24). Por otro lado, se demostró que los síntomas depresivos eran menores entre los y las adolescentes que percibían niveles más altos de apoyo por parte de sus amistades, mientras que las víctimas de acoso entre iguales con un apoyo percibido bajo y moderado presentaban más síntomas de la enfermedad.

Más allá de la cantidad, la calidad de las relaciones que establecemos con diferentes personas de nuestro entorno es esencial para el aprendizaje, el desarrollo, la salud física y mental y la felicidad. También sabemos que un círculo sólido de amistades previene el acoso entre iguales y, en caso de que se produzca, esta investigación aporta evidencias de que las relaciones de calidad tienen también el potencial de mitigar las consecuencias de la violencia en la salud mental. Por ello, es esencial que docentes y familias potenciemos y eduquemos en la amistad desde las primeras edades como factor de protección frente a la violencia y, a su vez, generemos entornos solidarios en los que posicionarse del lado de las víctimas de acoso y violencia tenga un especial reconocimiento y valor social.

Secciones: portada