Ayer, 12 de mayo, se celebró el Día Internacional de la Enfermería. Este día se celebra mundialmente con ocasión del aniversario del nacimiento de Florence Nightingale, enfermera, escritora y estadista británica considerada precursora de la enfermería profesional moderna. Han sido muchas las organizaciones y medios que han aprovechado este día para reconocer el compromiso humano y profesional que han demostrado los enfermeros y enfermeras, trabajando desde primera línea durante la crisis sanitaria experimentada por el COVID-19. Annette Kennedy, Presidenta del Consejo Internacional de Enfermeras (CIE) ha declarado: “este año celebramos el Día Internacional de la Enfermera y rendimos homenaje a los 27 millones de enfermeras del mundo que han demostrado un valor, compasión, competencia y habilidades de liderazgo excepcionales ante la pandemia. Han salvado muchas vidas, pero lamentablemente miles de enfermeras han sacrificado su propia vida. Las recordamos hoy y siempre”. En esta misma línea, según datos de RTVE, las enfermeras han sido el colectivo sanitario más contagiado por COVID-19 en muchos países. Por ejemplo, a finales de enero ya habían muerto más de 2700 enfermeros y enfermeras en 59 países. 

Pese a los riesgos y dificultades que ha enfrentado el colectivo, diversos artículos científicos han puesto el foco de atención en las relevantes contribuciones realizadas por parte de profesionales de la enfermería en los últimos años. Encontramos un claro ejemplo en el artículo titulado “How Much Is One Life Worth? The Right to Equity Healthcare for Improving Older Patients’ Health Infected by COVID-19”, publicado por la revista científica Sustainability. Esta investigación aporta evidencias sobre el papel que han jugado muchas enfermeras para acabar con el tratamiento edista y discriminatorio que se estaba aportando a personas mayores infectadas por COVID-19, especialmente durante los primeros meses de la pandemia. Ante esta situación, muchos enfermeros y enfermeras se negaron a colaborar con estas prácticas y priorizaron aportar un cuidado más humanizado y solidario. 

El Día Internacional de la Enfermería también ha sido un buen momento para denunciar la precarización que viven muchos de sus profesionales, así como para poner de relieve el papel que deben jugar las enfermeras como “arquitectas de los futuros sistemas sanitarios”. 

Secciones: subportada