Dos de las mujeres más importantes de la banca en Europa han pedido una acción más decisiva para promover la carrera de las mujeres en economía y mejorar la toma de decisiones en sus instituciones. Según Financial Times, Isabel Schnabel, miembro de la junta ejecutiva del Banco Central Europeo, expone que a menudo es la única mujer en las reuniones. Tener a otra mujer presente “hace una gran diferencia” en el tono de una discusión y en cómo se toman las decisiones, dijo, y señaló las muchas “barreras ocultas” en las carreras de las mujeres, como los procesos de selección y las redes dominadas por los hombres.

Por su parte, Margarita Delgado, vicegobernadora del Banco de España, expuso al mismo medio que no cree firmemente en las cuotas, pero ve su ventaja porque para cumplirlas hay que hacer un plan. No puedes crear mujeres de la nada. Necesitas tener una estrategia. El BCE fue criticado recientemente por algunos medios de comunicación por organizar una conferencia en la que solo participaron mujeres, una decisión que Schnabel defendió en Twitter. En esa ocasión también respaldó la respuesta de la presidenta del BCE, Christine Lagarde, a una pregunta de una conferencia de prensa que, dijo Schnabel, parecía tener un trasfondo misógino.

La ex profesora de economía de la Universidad de Bonn dijo al FT que, dada la posibilidad de elegir entre un candidato masculino y femenino con las mismas calificaciones para un puesto, el BCE debería designar “implícitamente” a la mujer. Si bien este enfoque crea una cierta desventaja para los hombres, está justificado si ayuda a restablecer el equilibrio de género y, al mismo tiempo, conseguir que las personas más idóneas hagan el trabajo.

La falta de mujeres entre los principales banqueros centrales de Europa se puso de relieve poco después de que Lagarde se convirtiera en la primera mujer presidenta del BCE en 2019, cuando publicó en Twitter una foto de ella y los demás miembros de su consejo de gobierno, todos hombres. Un observador señaló que había más mujeres colgando cuadros en la pared que sentadas alrededor de la mesa.

Schnabel, quien se unió al BCE a finales de 2019, dijo que le tomó mucho tiempo darse cuenta de que el sexismo era un problema económico. Se dio cuenta de que algo andaba mal cuando las estudiantes estaban demasiado asustadas para presentar sus trabajos de doctorado debido a la atmósfera agresiva creada por profesores, en su mayoría hombres, en los seminarios de investigación.

 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación