Numerosos son los casos de familias que deciden migrar para mejorar la condición presente y futura propia y también la de sus hijos e hijas. En muchos casos también es la infancia la que cumple un papel en la integración familiar. A partir de la investigación etnográfica en la California contemporánea, con estudios de caso de migrantes de México, Centroamérica, Corea y Yemen, el artículo Transnational Childhoods: The Participation of Children in Processes of Family Migration analiza la presencia y participación de la infancia en los procesos de migración y en la constitución de espacios sociales transnacionales.

Varias facetas de la conexión entre ser niño o niña y persona adulta, entran en juego en el transcurso de la infancia en relación con las fronteras nacionales, incluyendo su dependencia económica y su creciente capacidad de contribuir como mano de obra, así como las diversas formas en que se definen las necesidades y capacidades de los niños y niñas de diferentes edades y situaciones. También es relevante para el análisis el estatus de las y los infantes como personas que están siendo educadas, criadas y desarrolladas hacia objetivos finales deseados por sus progenitores. 

El presente artículo recoge estas dimensiones que contribuyen a configurar las pautas de la migración en cadena y en circulación. Las decisiones sobre involucrar a los y las menores pueden ser tan diferentes como: a) dejarlos atrás e irlos a buscar más tarde; b) la circunstancia poco común de que sean los propios niños y niñas las que toman la iniciativa de la migración (como el caso de niñas y niños surcoreanos que viven en los suburbios de Los Ángeles); c) también el enviar a los niños y niñas de vuelta al país de origen es una estrategia deliberada de crianza de la infancia utilizada por las familias transnacionales. 

Dentro de las diferentes estrategias presentadas en este estudio, las autoras consideran cómo los niños y niñas ayudan a las familias a mantenerse conectadas con el lugar de origen a pesar de largas distancias, teniendo en cuenta las tensiones, los conflictos y los costes emocionales que la migración puede conllevar. En suma, la infancia ayuda a constituir y reconfigurar los ámbitos sociales transnacionales. A su vez, las prácticas transnacionales dan forma a los contornos de infancias particulares, en las que este movimiento migratorio queda reflejado en sus biografías.

Share and Enjoy !

0Shares
0 0
Secciones: portada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho + diecinueve =