Coincidiendo con el cuarto jueves del mes de abril, cada año, y desde 2011, se celebra el Día Internacional de las Niñas en las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC). Esta efeméride, impulsada por las Naciones Unidas, en concreto por la Unión Internacional de Telecomunicaciones, se plantea como fin reducir la brecha digital y promover carreras y vocaciones relacionadas con la tecnología y las telecomunicaciones en niñas y jóvenes, desde la formación, el ocio y la actividad profesional.

Con motivo de este día, desde distintos organismos e instituciones se llevan a cabo fórums y otras actividades divulgativas que tratan esta realidad y plantean el panorama en cuanto a la presencia femenina en las TIC. Desde el Instituto Andaluz de la Mujer (IAM), entidad pública que a través de la campaña Haz TIC en tu futuro, ya se sumó en 2017 a la celebración de este día, este año se ha desarrollado un estudio que arroja estadísticas muy ilustrativas de la necesidad de seguir trabajando en ello. Por ejemplo, se ha visto que, en Andalucía, ni tres de cada diez puestos en el sector TIC llegan a estar ocupados por mujeres, que constituyen tan solo el 20% del personal, y que más del 77% de las trabajadoras en TIC están sujetas a contratos temporales, a pesar de que casi el 66% de ellas están “sobrecualificadas” y preparadas. La Junta de Andalucía, desde el IAM, trabaja para promover actuaciones y actividades de sensibilización que susciten vocaciones científicas y tecnológicas en las jóvenes y niñas.

En cuanto a posibles claves sobre las que trabajar para mejorar este paisaje actual, las Naciones Unidas y la Comisión Europea ponen el foco en la necesidad de impulsar un rol creador de las mujeres y las niñas en el ámbito TIC, que hasta el momento se había visto reducido al consumo y ahora se propone más activo. No obstante, el camino por recorrer es largo y una de las claves principales se halla en la superación de estereotipos de género que posibilite a las niñas y jóvenes elecciones más libres en las carreras que desean seguir, contemplando la relevancia de su presencia desde la ciencia, la ingeniería o la tecnología. Otra de estas claves fundamentales se ha situado en la promoción del acceso equitativo al ámbito digital y a espacios de trabajo que permitan erradicar la brecha digital por motivos tanto de formación, como de empleo, pero también geográficos.  

La importancia de trabajar sobre estas claves queda resaltada al tratarse de un área profesional cada vez más emergente, que va consolidándose a pasos agigantados, especialmente en los últimos tiempos de pandemia em que las telecomunicaciones y la tecnología se han tornado esenciales e indispensables para poder afrontar la COVID-19 y avanzar en su superación. De esta forma, con mayor frecuencia e intensidad, actualmente se demandan profesionales altamente cualificados, lo que abre oportunidades laborales prometedoras donde las niñas y mujeres tanto tienen para aportar. Sin embargo, y de acuerdo con la Comisión Europea, esta desigualdad y desequilibrio en la presencia de mujeres en estudios y carreras sobre TIC está suponiendo una pérdida de productividad estimada en 16.000 millones de euros al año.

La celebración de eventos relacionados con esta efeméride, los informes y las estadísticas que de ello se derivan, van trazando, año a año, ese deseado camino que se espera cada vez más corto. Viabilizar y trabajar por conseguir la activa incorporación y presencia de la mujer en las TIC no solo permitirá superar los estereotipos de género imperantes y lograr la igualdad, sino que también posibilitará un efectivo desarrollo mundial tanto social como económico. De lo contrario, el mundo sufrirá un estancamiento.

Si quieres, puedes escribir tu aportación