Gerazia Deledda// Wikicommons

Grazia Deledda, escritora,  nació en Roma, en 1871. Según la costumbre de la época para las chicas sólo estudió Primaria, de modo que se puede decir que su formación en estudios literarios fue autodidacta.

Su vocación comienza muy temprano, comenzó a destacar como escritora con algunos relatos que publicó en la revista L’ultima moda. Y ya no dejó de escribir nunca.

Grazia Deledda forjó su propio estilo al margen de las corrientes literarias que se daban en la época, así, no participó del Naturalismo, que por el momento en que vivió podía haberse visto influida.

Escribió fundamentalmente poesía y novelas, pero también dos obras de teatro; un libreto de ópera; de la obra de teatro de Cenere se hizo una película. 

En su época obtuvo gran reconocimiento, incrementado por el éxito cinematográfico de Cenizas, y el Premio Nobel que recibió en 1926.

Fue la primera escritora italiana en recibir el Premio Nobel de Literatura. 

Según el comité del Nobel, recibió el premio “por sus escritos de inspiración idealista que, con plástica claridad, describen la vida en su isla natal y tratan con profundidad y simpatía los problemas humanos en general”. Por ser un grito lejano del estereotipo de otros escritores italianos de su época, el premio causó revuelo en todo el país y, sobre todo, en su Cerdeña natal”.

Grazia Deledda escoge como argumentos, temas tomados de las historias orales de su isla natal, mezcladas con una lectura atenta de los textos bíblicos y de los novelistas europeos de su tiempo. 

Los temas esenciales de su obra son: el patriarcalismo sardo, el amor, el pecado, la culpa, el dolor, el sentimiento religioso la muerte, el destino, algunas de sus obras combinan lo autobiográfico con un mundo imaginario.

Sus obras tienen gran profundidad psicológica. Sus personajes representan el orden religioso establecido, la culpa y el consecuente castigo. 

Entre sus obras destaca la mencionada «Elias Portalú», «Ceniza» «La madre», «Cañas al viento». 

Como curiosidad, hay un cráter de treinta y dos kilómetros de diámetro en el Planeta Venus con su nombre. Asimismo, un transbordador espacial lleva su nombre.

En su ciudad natal hay un museo dedicado a la escritora, donde además de conservar su casa más o menos como estaba en su momento. 

 

Share and Enjoy !

0Shares
0 0
Secciones: portada Reportajes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × cuatro =