Muchas experiencias en todo el mundo han evidenciado desde hace siglos el vínculo que existe entre la violencia armada y violencia de género. Regiones como Cachemira en la India demuestran hoy con datos dicha relación. Mientras que los medios de comunicación en la región tienden a centrarse más en las cuestiones políticas o sobre el conflicto que vive la zona, los casos de violencia de género en los hogares está aumentando a diario.

Las mujeres en Cachemira denuncian ser víctimas directas del conflicto armado sufriendo violencia extrema por parte de sus maridos y a veces con la ayuda de sus suegros u otros familiares. Según Deutsche Welle, que ha entrevistado a familiares de las víctimas, afirma que la violencia doméstica en la Cachemira administrada por India no ha recibido mucha atención pública o cobertura de los medios, ya que las familias a menudo tienden a encubrir tales incidentes debido al estigma social generalizado sobre el problema. También está el problema de la falta de disponibilidad de refugios para mujeres víctimas. 

En los últimos dos años, la violencia de género ha ido en aumento en la región asolada por el conflicto, que ha sido testigo de bloqueos consecutivos que han confinado a las personas en sus hogares. En agosto de 2019, el gobierno indio revocó el estatus constitucional especial de Jammu y Cachemira y dividió la región en dos territorios administrados por el gobierno federal. Para evitar una reacción violenta, Nueva Delhi impuso un duro bloqueo y cortó los enlaces de comunicación. Meses después, relajó algunas de las restricciones.

La Encuesta Nacional de Salud Familiar (NFHS) realizada por el Ministerio de Salud de la India ha revelado cifras preocupantes sobre el problema en la región. Concluyó que en 2019-20, aproximadamente el 9,6% de las mujeres de Cachemira en el grupo de edad de 18 a 49 experimentaron violencia doméstica. En 2019, la línea de ayuda recibió 55 llamadas, pero en 2020 fueron 177. Sin embargo, los números ahora se han multiplicado en los últimos tres meses, con más de 120 llamadas de socorro hechas por mujeres que buscan ayuda durante este tiempo. Mientras que las activistas afirman que cientos de casos no se denuncian porque las víctimas temen presentarse y presentar denuncias ante las autoridades. Su labor ahora es tratar de ayudarlas a sobrevivir. 

 

Share and Enjoy !

0Shares
0 0
Secciones: subportada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece − once =