El Gobierno de Alemania ha aprobado este año un proyecto de ley para establecer cuotas femeninas en los cargos directivos de grandes empresas, iniciativa que requiere que al menos una mujer forme parte de las juntas directivas de empresas que cotizan en bolsa y cuentan con más de tres miembros. Si bien es un avance, no es suficiente para garantizar el freno al acoso sexual.

Las principales promotoras de los nuevos cambios legislativos, Christine Lambrecht, ministra de Justicia, y Franziska Giffey, ministra de Familia, proponen una ley, según la cual los consejos de administración de más de tres miembros, en empresas que cotizan en bolsa, deben contar con al menos una mujer con participación igualitaria. Además, las empresas en las que el estado alemán es accionista mayoritario deberán tener en su dirección una cuota femenina del 30%. Este proyecto de ley alcanzaría a 73 compañías, de las cuales 32 no tienen mujeres en sus puestos más altos.

 Se trata de una buena noticia a favor de la igualdad de género en el ámbito laboral, pero además puede incidir en mejorar la prevención de la violencia contra las mujeres en distintos campos.

Según la OMS (2021), dos de los factores de riesgo que influyen en este tipo de violencia son el escaso acceso de la mujer a empleo remunerado y el bajo nivel de equidad de género. En este sentido, la ley alemana contribuye a la progresiva mejora de dichos factores y, por tanto, supone un paso hacia la superación de la violencia machista.

La cuota femenina puede tener efectos positivos especialmente a largo plazo, ya que facilita la reducción de las diferencias de género en los puestos de decisión de las organizaciones y, por tanto, colabora en que se produzca un cambio en la gestión de recursos humanos a favor de las mujeres, fomenta el desarrollo del liderazgo femenino, otorga visibilidad y se encamina a la ruptura de estereotipos.

Sin embargo, a pesar de los beneficios que supone la presencia equitativa de mujeres en contextos empresariales, según el Índice de Diversidad de Género sobre Mujeres en los Consejos de Administración (2020) el liderazgo femenino en empresas europeas sigue siendo muy bajo. En este sentido, dos de las estrategias clave que la ONU (2021) establece para cambiar la cultura y las políticas de forma que las mujeres puedan acceder a puestos de liderazgo en el mundo laboral son: Exigir una representación igualitaria de las mujeres en los órganos de decisión de las empresas y demandar políticas de tolerancia cero a la violencia y al acoso sexual en el lugar de trabajo.

En relación con la segunda estrategia, cabe destacar que, dentro de las diversas formas de violencia contra la mujer, el acoso sexual en el ámbito laboral es un riesgo emergente en la seguridad y salud en el trabajo. Los datos de la Macroencuesta de Violencia contra la Mujer realizada en España en 2019 muestran que el 40% de las mujeres de 16 o más años han sufrido acoso sexual a lo largo de su vida, y el 17,3% de las agresiones por acoso sexual procedían de alguien del entorno laboral. Este hecho evidencia que la violencia machista existe en todo tipo de profesiones, esferas y cargos. 

Algunas de las problemáticas que presenta la violencia en el contexto empresarial son el ocultamiento por parte de las empresas, la situación de poder de la que se aprovechan los hombres que ejercen violencia o la normalización de ésta (Instituto de la Mujer, 2006).  

A lo largo de la historia, hombres y mujeres se han posicionado frente a la violencia de género, de la misma forma que el mero hecho de contar con mujeres en determinados órganos no asegura un posicionamiento en contra de ésta. La incorporación de las mujeres en puestos directivos de grandes empresas contribuirá a la erradicación de la violencia de género en la medida en que aporten una mirada que se sume a visibilizar el acoso sexual, se posicionen y trabajen no sólo por garantizar protocolos de actuación para la prevención y tratamiento del mismo, sino para que efectivamente se cumplan, creando cada vez más espacios seguros en los que se informe a las personas miembros de sus derechos y de los mecanismos que la ley establece frente al acoso y cualquier forma de violencia que se dé en este contexto

Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × uno =