Whitney Wolfe . Wikipedia

En febrero de este año, Whitney Wolfe entró en la lista de Forbes de las “100 mujeres más ricas hechas a sí mismas”, convirtiéndose en la mujer billonaria hecha a sí misma más joven del mundo. Ello se debe a que a inicios de febrero Wolfe firmó la salida a bolsa de su empresa Bumble. Actualmente, Bumble es la segunda aplicación de citas más popular en Estados Unidos, después de Tinder.

Antes de cofundar Bumble, Wolfe fue también cofundadora de Tinder y su vicepresidenta de marketing durante dos años. Después decidió crear una app de citas diferente, centrada en mujeres, que tal y como explicó a Time “no es una app de citas, es un movimiento”. Con el objetivo de mejorar las relaciones y de que las mujeres se empoderen y tengan mayor libertad para escogerlas, Bumble se diferencia de otras apps de citas porque son las mujeres quienes tienen que dar el paso de enviar el primer mensaje. En los últimos años, la app ha ido incluyendo otros espacios además de las citas, como “BFF mode”, para crear amistades, o “Bumble Bizz”, para entablar relaciones de negocio. 

Bumble no es el primer proyecto de emprendeduría de Wolfe, ya que, a pesar de ser joven, tiene trayectoria en crear proyectos dirigidos a mejorar el mundo. Siendo estudiante de Relaciones Internacionales en la Universidad Metodista del Sur fundó dos proyectos: una organización sin ánimo de lucro para vender bolsas de bambú orgánico para ayudar a la Ocean Futures Society, y una línea de ropa de comercio justo llamada Tender Heart. Con el éxito de su creación Bumble, Wolfe demuestra que, a pesar de las barreras a las que se enfrentan las mujeres emprendedoras, es posible superarlas con esfuerzo y voluntad de mejorar la sociedad.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación