Tres organizaciones de derechos humanos con sede en Yemen han acusado a rebeldes hutíes respaldados por Irán de cometer violaciones de derechos civiles equivalentes a crímenes de guerra. Un informe conjunto emitido por estos grupos ha documentado 1.181 violaciones contra mujeres, que incluyen asesinatos, torturas, desapariciones forzadas y violencia sexual.

Según medios turcos,  Wesam Basindowah, directora de la Unión de Mujeres Yemeníes del 8 de marzo, una de las autoras del informe, dijo que las mujeres y las criaturas en particular han sufrido y han sido los primeros objetivos de la guerra en Yemen. El informe ha documentado 274 casos de desaparición forzada, 538 mujeres detenidas, 71 casos de violación y cuatro casos de suicidio.

El informe además incluye las voces de las mujeres supervivientes, mujeres como Nasma Muhammad, que ya ha sido liberada, que afirma que fue secuestrada el 24 de marzo de 2019 por Zainabiyat, un grupo militar de mujeres establecido por los hutíes. Actualmente está recibiendo tratamiento en El Cairo. Muchas de ellas han sido secuestradas con la excusa de espionaje y de filtrar información a Estados Unidos e Israel. El Alto Comisionado de la ONU ha intercedido por ellas, para liberarlas. Además de la Unión de Mujeres Yemeníes del 8 de marzo, otros grupos que han compilado el informe incluyen la Coalición de Mujeres por la Paz en Yemen, la Organización Contra la Trata de Personas y la Coalición Yemení de Mujeres Independientes.

 

Secciones: portada