Las mujeres hablan demasiado, motivo suficiente para excluirlas de reuniones importantes ya que no acabarían nunca, manifestó en Japón el ex primer ministro dimitido Yoshiro Mori. Tras esto, y a modo de lavado de cara, el Partido Liberal Democrático, que gobierna desde el año 1955, ha determinado que cinco mujeres entren en la junta de gobierno del partido, donde solo ha habido hombres. 

Los estereotipos son una terrible lacra en cualquier parte, en Oriente y en Occidente, y el sexo femenino lleva siglos cargando con sambenitos. Por fortuna, la práctica los va desmintiendo, sin que deje de sorprender que un país avanzado como es Japón sustente todavía ideas y actitudes tan machistas. Lo cierto es que en el Índice Global de Brecha de Género 2020, el país nipón está en muy mala posición. Le corresponde el lugar 121 entre un conjunto de 153 Estados. 

Por lo demás, no es probable que suba algún escalón en la igualdad entre mujeres y hombres habida cuenta que las cinco “afortunadas” elegidas para formar parte de la susodicha junta solo lo serán en calidad de observadoras. Flaco papel, dado que no les estará permitido opinar directamente, sino que, si lo desean, deberán hacerlo dirigiéndose privadamente al secretario general. No se les concede voz, pues. Mucho les queda por andar a las mujeres japonesas si no quieren conformarse únicamente con los avances en economía.

Share and Enjoy !

0Shares
0 0
Secciones: portada

Deja una respuesta