En este medio se ha hablado muchas veces del papel que tiene el tipo de relaciones que escogemos en nuestras vidas. Si nos decantamos por rechazar las relaciones tóxicas, nuestra salud puede tender a aumentar y podremos disfrutar de vidas más felices

No se trata de escoger relaciones de calidad únicamente para el largo plazo en una pareja estable, sino en cualquier tipo de relación. En esta misma línea, en el artículo Toxic Nightlife Relationships, Substance Abuse, and Mental Health: Is There a Link? A Qualitative Case Study of Two Patients sse analiza cómo las relaciones tóxicas en ambientes nocturnos (entre iguales y sexuales esporádicas) fomentan el consumo de drogas y otras sustancias, y esto en su conjunto la emergencia de trastornos mentales graves.  

Para llevar a cabo el análisis, se realizó un estudio de caso cualitativo en un centro de salud mental de un hospital de Málaga, con dos pacientes que padecían trastornos mentales graves y que habían consumido drogas. La investigación, que siguió la metodología comunicativa, concluyó que las relaciones tóxicas llevadas a cabo en la vida nocturna influyeron de manera contundente en caer en relaciones sexuales esporádicas violentas, en iniciar el consumo de sustancias y en el uso continuado de estas sustancias. Una de las personas participantes explicaba cómo pensaba que para poder estar con la persona que deseaba aceptaba cualquier cosa por parte de una pareja tóxica y que, además del consumo de drogas, sufría su rechazo público, lo que afectó claramente su autoestima. 

También se observó que el programa de salud mental en el que participaban las dos personas estudiadas, gracias a que se basaba en el fomento de relaciones de calidad entre los pacientes, les benefició emocionalmente. En palabras de una de las personas participantes, siguiendo el ejemplo de consecuencias a nivel emocional, participar en una formación de salud mental basada en criterios de calidad, la ayudó a sentirse aceptada, querida y valorada, lo que incrementó el sentimiento de autoestima. 

El equipo investigador destaca la importancia que una relación basada en criterios de calidad, que se aleja de comportamientos violentos, puede tener al evaluar los trastornos y los problemas de salud mental que una relación tóxica produce en las personas. Otra idea que se destaca en la investigación, basada en las palabras de las dos personas participantes, es que el uso y abuso de sustancias tóxicas, sea alcohol o drogas, no ayuda a olvidar a una pareja tóxica, sino que puede incrementar la dependencia hacia ellla. Queda demostrado, en el caso de los dos pacientes del estudio, que la calidad en las relaciones fue de vital importancia para su rehabilitación. 

Extrapolado a otros ámbitos, se podría replicar la idea para cualquier tipo de persona que, si así lo desea, puede disfrutar de una vida nocturna lejos de personas tóxicas, rodeándose de amistades de calidad y buscando esa excelencia en masculinidades alternativas.

Share and Enjoy !

0Shares
0 0
Secciones: subportada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce − 9 =