Annie Cohen Kopchovsky nació en 1870 en Riga (la actual Letonia). Cuando contaba aproximadamente cuatro años su familia se trasladó a Estados Unidos. Perdió pronto a sus padres, y se casó muy joven. 

Comenzó a trabajar vendiendo espacios pubicitarios a marcas en periódicos de Boston.

Sin embargo, ha pasado a la historia como Annie Londoberry porque la empresa de agua mineral Londoberry Lithia la contrató para que hiciera publicidad de su marca. Debía llevar la pancarta en bicicleta y también llegó a un acuerdo con ella para que adoptara su nombre.

Pero Annie Londoberry hizo algo más asombroso. Parece ser que varios empresarios hicieron una apuesta que consistía en ver la capacidad de las mujeres para recorrer el mundo en bicicleta, ya que ellos estaban convencidos de que era imposible.

Annie Londoberry aceptó el reto. Ya había un par de hombres que habían dado la “vuelta al mundo” en bicicleta, pero ninguna mujer. 

Comenzó el viaje. Partió de Chicago, pero en un principio era muy difícil continuar, pues la bicicleta pesaba veinte kilos y los vestidos dificultaban el pedaleo. Decidió sustituir su bicicleta por una denominada para caballeros, mucho más ligera.

Asimismo cambió sus vestidos por bombachos que le permitían mayor facilidad de movimientos. 

Regresó a Nueva York y de ahí tomó un barco a Francia. Viajó por Marsella, Alejandría, Singapur, Saigón, Hong Kong, Shanghái y San Francisco, y de ahí de regreso a Boston. Algunos tramos largos los hizo en barco, y en cada parada era esperada por la gente, daba charlas y contaba sus aventuras. Colgaba carteles de distintas marcas en la bici para ganar ingresos por publicidad.

Realizó el viaje en el tiempo anunciado: quince meses. Sus aventuras fueron descritas por el New York World, en octubre de 1895. El periódico lo calificó como “El viaje más extraordinario jamás emprendido por una mujer”.

Tras su éxito sobre ruedas y transformada en una mujer nueva, Londonderry se traslada con su familia a Nueva York, donde ejerce el periodismo durante un breve periodo de tiempo.

Ella misma dijo: “Soy una periodista y una Nueva mujer, si ese término significa que me creo capaz de hacer cualquier cosa que pueda hacer un hombre”.

Y también: “Te diré lo que pienso del ciclismo. Creo que ha hecho más para la emancipación de la mujer que cualquier otra cosa en el mundo. Me regocijo de felicidad cada vez que veo a una mujer montar en bicicleta”.

Share and Enjoy !

0Shares
0 0
Secciones: subportada

Deja una respuesta