En las universidades una víctima de agresión o acoso sexual debería poder contar con estructuras de apoyo formales e informales proporcionadas a través de la institución, las amistades y la familia. Sin embargo, muchas veces los mecanismos de defensa y protección de sus intereses son escasos, no existen o llevan a cabo procedimientos que resultan contradictorios con las necesidades de la víctima.

HALT es una organización formada por alumnado de la Escuela de Derecho de Harvard con el propósito de llenar el vacío que se da entre lo establecido por la Oficina de Derechos Civiles y el Departamento de Educación, según los cuales la institución debe permitir que quienes denuncian agresión o acoso sexual cuenten con un o una representante legal, y la realidad de que muy pocas personas y/o escuelas pueden permitirse económicamente esta figura. 

La organización que diversifica su trabajo en varias líneas además de la defensa personal a largo plazo de las víctimas de violencia sexual, forma e informa sobre cómo evitar la revictimización, uno de los fenómenos más frecuentes cuando se da un episodio de violencia sexual y que contribuye a perpetuar la violencia de género. Es decir, la tendencia generalizada por parte del entorno a creer y mostrar actitudes a través de las cuales se manifiesta, más o menos directamente, más o menos conscientemente, que la víctima ha provocado lo ocurrido y a culparla por ello. 

En HALT son conscientes de que, si no se actúa para evitarla, la revictimización puede causar efectos demoledores para quienes han sufrido agresión o acoso sexual y tienen la valentía de romper el silencio y puede favorecer que abandonen la idea de denunciar y visibilizar lo que les ha ocurrido, además de las repercusiones institucionales. Debido a ello, uno de los esfuerzos de la organización se centra en explicar en qué consiste la revictimización; qué efectos provoca dudar del testimonio de las víctimas; desmontar algunos mitos al respecto aportando evidencias, como, por ejemplo, que sólo del 2 al 10% de las violaciones son informes falsos; dar algunos tips sobre las creencias y reacciones más extendidas; diferenciar entre aquello que sí causa violencia sexual y aquello que no y, por último, cómo evitar culpabilizar a la víctima

  • Asegurar que la persona superviviente se sienta cómoda y estable. 
  • Recordarle a la superviviente que el hecho de contar y rememorar su historia puede ser estresante. Darle todo el tiempo que necesite.
  • Informarle de sus opciones y los recursos que tiene a su disposición. 
  • Ser conocedor o conocedora de que parte de la respuesta del cerebro al trauma puede ser bloquear ciertos recuerdos. 
  • Sentirse preparados o preparadas emocionalmente para situaciones de este tipo. 

La acogida, atención y defensa de las personas que han sufrido violencia sexual es crucial para que no abandonen el proceso de denuncia que ya es duro de por sí y es esencial para que los agresores no queden impunes y sigan acosando a más personas. El posicionamiento activo de todas las personas así como las redes de solidaridad, la amistad y el apoyo a las víctimas son elementos fundamentales para que puedan superar lo sufrido y seguir con unas vidas de éxito, atractivo y llenas de sentido.

Share and Enjoy !

0Shares
0 0
Secciones: subportada

Deja una respuesta