Rebecca M Marton, Xindi Wang, Albert-László Barabási y John P. A. Ioannidis han realizado un estudio, acabado de publicar en la revista del grupo Nature, Humanities and Social Sciences Communications, Science, advocacy, and quackery in nutritional books: an analysis of conflicting advice and purported claims of nutritional best-sellers, acerca del asesoramiento nutricional que ofrecen libros “best-sellers” en el ámbito de la nutrición y la pérdida de peso. Para ello identificaron y analizaron los 100 libros más vendidos, evaluando tanto las afirmaciones que hacen en sus resúmenes como las credenciales académicas y profesionales de las personas autoras. 

De este análisis, Marton y colegas identificaron que la pérdida de peso es un tema común en los resúmenes de estos libros. 31 de los “best-sellers” prometían curar o prevenir una serie de enfermedades como la diabetes, enfermedades cardíacas, cáncer y demencia. Asimismo, los consejos nutricionales que ofrecen este tipo de libros para lograr estos resultados mágicos en tiempo récord varían ampliamente en términos de qué tipos de alimentos deberían consumirse o evitarse. Es más, la información es a menudo contradictoria de un libro a otro. Un ejemplo típico son las recomendaciones sobre el consumo de carbohidratos, lácteos, proteínas y grasas en particular, las cuales difieren de un libro a otro. 

 

Sobre los perfiles académicos y profesionales de cada una de las personas autoras de los 100 best-sellers de nutrición, de 83 personas autoras en solitario (no libros en coautoría), 33 tenían un doctorado, 28 eran médicos, 3 de ellas dietistas y otras tenían trayectorias profesionales diversas (entrenadores personales, blogueros y hasta actores). De los 20 autores/as que decían tener alguna afiliación universitaria, solo para 7 de ellos/as se ha podido confirmar en la actualidad la veracidad de esta información. 

Otro resultado relevante del estudio es que la mayoría de las personas autoras de los best sellers no contribuyen a los debates científicos actuales, ni están presentes en la literatura científica revisada por pares. Entre las personas que publican extensamente en la literatura revisada por pares, Merton y colegas encontraron que uno/a de estos autores/as fue investigado/a por fraude de investigación. También encontraron que entre ellas autoras hay ejemplos de antiguos/as profesionales que han sido investigados/as por mala praxis y privados/as de ejercer la medicina. La razón que lo explica no es compleja: los grandes incentivos financieros del sector de la nutrición y la dietética. En este sentido, comentan Merton y su equipo que no es de extrañar que varios de los autores de estos libros se hayan convertido en grandes empresarios del sector. Por ejemplo, Arthur Agastson figura como copropietario de SBD Enterprises LLC, con la marca registrada “South Beach Diet”. Nutrisystem adquirió la marca SBD por $15 millones en 2015 (Nutrisystem, ​​2015). En ese momento, se proyectaba que la marca SBD ganaría entre $66 y $70 millones en 2018 a través de las ventas de sus programas de comidas, productos y servicios (Nutrisystem, 2018). Otros autores también están vendiendo productos para acompañar sus libros de dietas, incluidos batidos, barras y productos de limpieza de Haylie Pomroy, alimentos y suplementos dietéticos de Pierre Dukan. 

Con todo esto, exigir la transparencia financiera y la declaración de intereses debería ser también clave en este sector. 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación