Representación visual del estudio. Universidad de Duke

La enfermedad cardiovascular afecta a millones de personas en el mundo. Sin embargo, la tecnología aplicada en los últimos años está ayudando a mejorar  la comprensión de la progresión de dicha enfermedad. 

La Universidad de Duke está desarrollando “Harvey”, una herramienta de simulación de flujo sanguíneo que puede modular el flujo sanguíneo a través del sistema arterial con una resolución subcelular. No obstante, el equipo de investigación encontró que debían desarrollar una interfaz intuitiva para que todas las personas, independientemente de sus orígenes, puedan dominarla rápidamente.  

El estudio “Harvis: an interactive virtual reality tool for hemodynamic modification and simulation” [Harvis: una herramienta interactiva de realidad virtual para la modificación y simulación hemodinámica], publicado en la revista Journal of Computational Science el 7 de mayo de 2020, muestra cómo, a través de la realidad virtual, se puede visualizar este flujo sanguíneo. Un grupo de veintiséis personas formado por estudiantes de medicina e investigadoras biomédicas ha participado en este estudio que evalúa la interacción con el modelado vascular en pantallas 2D y RV (Realidad Virtual).

Los resultados muestran que las personas participantes pudieron utilizar el ratón y el teclado, por un lado, y la interfaz de RV totalmente inmersiva, por otro, con un equivalente grado de dificultad. A pesar de no encontrar diferencias en el uso entre las interfaces, el equipo halló que la RV (3D) es más motivadora para el estudiantado de medicina para retener conocimientos importantes mejor que los estándares actuales.

Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

seis − 1 =