A pesar de la amplia y creciente oferta de programas de formación en habilidades empresariales y de que los y las micro-emprendedoras (personas propietarias de un negocio con cinco o menos personas empleadas) pongan en práctica las mejores prácticas empresariales, en la mayoría de casos no se reportan mejoras de resultados. En cambio, programas alternativos dirigidas a dar respuesta a las necesidades de los y las participantes parecen obtener mejores resultados. Un informe de J-PAL que revisó 22 investigaciones sobre programas implementados en diferentes países evalúa los resultados de estos programas.

Los programas de formación empresarial considerados “tradicionales” suelen centrarse en su mayoría en enseñar habilidades generales aplicables a diferentes campos con el objetivo de ayudar a los y las micro-emprendedoras a comenzar y/o sostener un negocio. Entre otras, se enfocan en enseñar habilidades en dirección financiera, marketing o contabilidad, tal y como muestra el informe sobre los programas revisados por J-PAL. En seis de estos programas encontraron que los y las micro-emprendedoras adoptaron estas habilidades aprendidas al inicio, pero al cabo de un tiempo volvieron a sus prácticas anteriores. Además, aquellos que sí las adoptaron durante un período más largo no vieron los resultados esperados. En cambio, aquellos programas que ofrecen formación a nivel individual, que se centran en las necesidades de los y las participantes o que van más allá de los “tradicionales” para promover mentalidades empresariales parecen incrementar los beneficios de manera más frecuente que los programas más tradicionales. 

Este informe muestra que aquellos programas que se adaptan de una forma más personalizada a los y las participantes pueden lograr mejorar los resultados y beneficios de sus negocios. A pesar de estos resultados, aún se necesitan más investigaciones sobre las actuaciones de éxito a la hora de promover habilidades empresariales que obtengan resultados.

Si quieres, puedes escribir tu aportación