Cada vez más investigaciones señalan que jóvenes LGTBQ+ sin hogar corren un mayor riesgo y son frecuentemente víctimas de explotación sexual en una proporción mayor que otras personas jóvenes. Sin embargo, esta es una realidad aún muy desconocida. 

La Office of Sex Trafficking Intervention Research de la Arizona State University ha liderado un Proyecto de investigación con 215 jóvenes sin hogar de entre 18 y 25 años en las zonas de Phoenix y Tucson, en Arizona. Los resultados de la investigación han sido publicados en el artículo LGBTQ+ Homeless Young Adults and Sex Trafficking Vulnerability. El estudio se realizó en colaboración con asociaciones sin ánimo de lucro que proporcionan servicios directos a jóvenes sin hogar. Se consideró la situación de sinhogarismo como el hecho de vivir en situación de calle, en un refugio, en un hotel, o en alojamientos compartidos por periodos intermitentes. El equipo de investigación diseñó un cuestionario que incluía preguntas sobre eventos vividos, como el maltrato infantil y la explotación sexual. Posteriormente, profesionales de las asociaciones colaboradoras pasaron el cuestionario entre jóvenes participantes en coordinación con el equipo de investigación. Las personas jóvenes participaron voluntariamente y contaron con servicios de apoyo psicológico durante y después de participar en la investigación, así como con recursos adicionales de ayuda. 

El 51% de participantes se identificaron como hombres, un 44,3% como mujeres y un 4,6 como otros géneros. La mayoría indicaron que eran heterosexuales (58,8%). Un tercio se identificaron como caucásicos, un cuarto como afroamericanos y un quinto como hispanos o latinos. La media de edad fue de 21,24 años. Quienes participaron procedían de 25 estados diferentes y de cinco países (Alemania, Arabia Saudí, Barbados, Cuba y México). 

Los resultados muestran que 68 participantes sufrieron al menos una vez una experiencia de explotación sexual. El equipo de investigación encontró una relación estadísticamente significativa entre ser joven adulto LGTBQ+ sin hogar víctima de trata y referir haber sido obligado/a, forzado/a o coaccionado/a a realizar un acto sexual por dinero. También encontraron una relación estadísticamente significativa respecto a reportar un historial de consumo de drogas, intentos de suicidio, escaparse de casa, ser expulsados/as de la escuela, haber sido intimidados por compañeros de escuela, tener un contacto negativo con los cuerpos de seguridad, entre otros. Además, quienes habían sido víctimas de trata y eran jóvenes LGTBQ+ reportaron haber sufrido agresiones sexuales entre los 13 y 17 años de edad con mayor frecuencia que jóvenes no LGTBQ+. 

Los resultados de este estudio indican que las probabilidades de ser LGBTQ+ y ser víctimas de trata fueron dos veces más altas en comparación con jóvenes heterosexuales víctimas de trata. Estos hallazgos de este estudio son muy importantes porque dan a conocer una realidad silenciada que nos invita a ahondar en futuras investigaciones y trabajar por disminuir la vulnerabilidad y desprotección de este colectivo de víctimas que muchas veces pasan desapercibido ni tiene acceso a recursos de protección adecuados. 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación