Muchos han sido, y muy diversos, los casos que se han expuesto Diario Feminista no solo sobre acoso sino sobre las complicidades que se general a su alrededor por parte de quienes no solo no lo denuncian, sino que lo potencian y contribuyen a su perpetuación.

Romper el silencio contra el acoso sexual desde múltiples espacios ha conllevado que cada vez más chicas se atrevan a denunciar el acoso que reciben en las redes sociales, con el fin de que muchas otras chicas puedan conocer lo sucedido y prevenir cualquier caso similar.

Es el caso que denuncia en Twitter Lena Farré, quien según apunta en el hilo de Twitter, fue introducida en un grupo de Instagram y acosada y tratada vejatoriamente. A pesar de tener las evidencias que demuestran lo sucedido, según apunta públicamente, la policía le aconsejó que fuese mejor que se retirase de las redes sociales, revictimizando a la víctima. 

El caso que aquí se plantea no es un caso aislado, sino que es un ejemplo claro de la vulnerabilidad de muchas chicas en las redes sociales ante los acosadores sus cómplices, ya que como se puede observar a las capturas de pantalla que ella ha colgado valientemente, en el grupo hay un seguido de presuntos cómplices y acosadores que animan al acoso, incluida la violación. 

Las denuncias valientes públicas contribuyen enormemente a la prevención y al posicionamiento de muchas personas contra la violencia de género. 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación