Cecilia Payne-Gaposchkin // Wikipeda

Cecilia Payne-Gaposchkin llegaba en 1923 a los Estados Unidos para estudiar en el Observatorio Astronómico de la Universidad de Harvard después de haber conseguido un expediente brillante en Newnham, uno de los colleges para mujeres de la Universidad de Cambridge. En un contexto en el que aún había muy pocas mujeres y el ambiente hacia ellas era muy hostil por parte de algunos hombres académicos de la época. 

Ante el miedo de no ser tratada con respecto y como una igual, Cecilia decidió trasladarse a Massachusetts donde la investigación científica para las mujeres habría nuevas puertas. En llegar, conoció lo que llamaban “Las computadoras de Harvard” o como insulto “El harén de Pickering”, creado en 1890 por el astrónomo Edward Pickering, director del Observatorio Astronómico de la Universidad, gracias al cual casi cien mujeres pudieron juntarse y trabajar en la universidad ayudándole en los trabajos en el observatorio según apunta Sàpiens. Lo que supuso una vía de entrada en la institución para muchas mujeres, mientras que muchos otros lo criticaron y difamaron. 

A partir de todo el material recopilado por elles, Payne redactó un tratado cabal en la historia de la astronomía en 1925. Descubrimiento que fue criticado duramente por los físicos Eddington y Henry Norris Russell, mientras que cuatro años más tarde, Russell refutó el descubrimiento, el cual se le atribuye hoy en día a él.

Cecilia Payne-Gaposchkin trabajó noche y día, con la ayuda de su marido, para poder desarrollar su carrera académica. Estuvo veinte años estudiando y desmontando las críticas que recibía por ser mujer, y madre y llevar la vida dedicada a los estudios, gracias a su esfuerzo, veinte años más tarde consiguió la plaza de titular en la universidad, la primera mujer en conseguirla en Harvard. Lo que abrió las puertas a muchas más mujeres a acceder a los estudios y desarrollar sus carreras.

 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación