Mujeres y niñas denuncian públicamente abusos sexuales en Egipto como una problemática de la vida cotidiana a lo largo de los años. Actualmente las mujeres y las niñas finalmente están rompiendo décadas de silencio, recurriendo a las redes sociales para compartir sus historias de agresión, empoderarse unas a otras y pedir justicia. 

Según la BBC, Nadeen Ashraf, de 22 años, abrió la cuenta de Instagram Assault Police para compartir estas acusaciones y recibió una gran cantidad de mensajes de mujeres que afirmaban que Ahmed Bassam Zaki las había chantajeado, agredido, acosado y violado.

Nadeen se sintió abrumada por la reacción y la velocidad del progreso. A principios de este año, la máxima autoridad religiosa del país, la Mezquita Al-Azhar, emitió una declaración en apoyo de las mujeres, declarando que la ropa de una mujer nunca es una justificación para la agresión.

A su vez, las personas defensoras de los derechos de las mujeres en el país han estado presionando por un mejor sistema legal para los delitos sexuales durante años, con muy poco éxito. Hay pocos enjuiciamientos por violación, y el acoso sexual solo se ilegalizó en 2014 gracias al cabildeo de feministas como la destacada activista por los derechos de las mujeres Mozn Hassan. A pesar de un sistema legal que no protege completamente, miles de mujeres están protagonizando una revolución en el país contra los abusos sexuales. 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación