El primer día que J vio a una becaria en la sala del microondas de su departamento empezó por preguntarle dónde vivía, a lo que la becaria, sorprendida con que una catedrática tuviera tanto interés en la vida privada de una becaria acabada de llegar, le dijo que vivía con unos compañeros en el centro. La catedrática insistió en que si vivía en un piso, cosa que la chica seguía sin entender. También le preguntó a quién votaba y otras preguntas en esa línea, fuera de contexto y lugar. La becaria se extrañó mucho porque en su centro de investigación había un respeto total por las libertades individuales y nadie le había hecho esas preguntas, ni mucho menos nadie se había metido con dónde o con quién vivía.

A partir de ese momento, J. aprovechaba cada ocasión para decirle cosas a la becaria y siempre que la veía iba a hablar con ella (no podía entender que no fuera detrás de ella y hubiera decidido colaborar en un centro de investigación ético y de excelencia). Siguiendo así con la persecución, volvieron a coincidir en un congreso internacional. Concretamente, en un acto ceremonioso del congreso, J. fue a hablar con ella de nuevo, delante de varias personas, para preguntarle dónde estaba trabajando, ya que se había cambiado de universidad. J. le preguntó si ya se había ido de ese centro de investigación, a lo que la becaria contestó que no, que continuaba colaborando. Entonces la catedrática le dijo: ¿Lo crea o no lo crea sigues en ese centro de investigación? Reproducía así un lema que el lobby de acosadores había inventado, haciendo un juego de palabras para difundir difamaciones contra el centro de investigación que siempre se había posicionado del lado de las víctimas de VdG en las universidades. La becaria le contestó que era el mejor lugar donde podía estar. En ese momento ya no estaba tan sorprendida como con la primera interacción ya que había identificado profesorado que mantiene la ley del silencio en la universidad, haciendo Acoso Sexual de Segundo Orden (SOSH) con las becarias, preguntando por su vida privada y persiguiéndolas allá donde estén. 

Tags:
Secciones: _noticias portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación