Amartya Sen // Flickr

Las Nuevas Masculinidades Alternativas tienen como una de sus características comunes el posicionamiento ante las injusticias y el trato igualitario desde todos los sectores de la sociedad, cada uno desde su parcela, su contexto y sus posibilidades. En este sentido, no podemos dejar de pensar en Amartya Sen, filósofo y economista que siempre ha desarrollado sus estudios e investigaciones con la defensa de los derechos humanos y la superación de las desigualdades en el horizonte y con la mirada puesta en las personas con más necesidades sociales.

Amartya Sen nació en 1933 en Santiniketan, cerca de Calcuta (India) en una una familia de la casta más privilegiada en que se divide la población de la India (Brahmán). Su primera escuela fue la fundada por Rabindranath Tagore, en la misma ciudad de Santiniketan, la cual marcó profundamente las bases educativas de Sen. Una escuela arraigada en el entorno y la cultura India, pero, a la vez, moderna y abierta a las influencias de todo el mundo.

Él mismo cuenta que, desde niño, por sus vivencias en una sociedad tan estratificada como la india, aprendió el valor de la paz basada en la interculturalidad, la diversidad y el conocimiento, frente al sectarismo y la divergencia beligerante de la separación por clases sociales. Estas ideas que Sen aprendió y vivió en sus inicios como estudiante fueron las que más tarde desarrolló en sus estudios universitarios y en sus investigaciones.

Después de Santiniketan estudió en Calcuta y se doctoró en Cambridge. Ha impartido clases en las más prestigiosas universidades del mundo como Oxford, Cambridge y Harvard. En su trabajo como investigador y docente nunca ha dejado de lado su posicionamiento y compromiso social para dar a conocer las raíces de las desigualdades, visibilizar las y los miembros de la sociedad con menos recursos, y contribuir así a ofrecer herramientas para una sociedad más igualitaria.

Las obras de Amartya Sen tienen como base la búsqueda de las razones que generan las hambrunas y la pobreza, que él centra en las libertades que generan los bienes y las desliga de los bienes en sí mismos o la falta de alimento. Son temas clave en su trayectoria las aportaciones al concepto de las elecciones sociales y la base de la economía del desarrollo. Cabe resaltar también el papel primordial que Amartya Sen otorga a la educación para la transformación social. Considera de especial importancia la equidad educativa, ligándola al concepto de igualdad de resultados de todas y todos en las habilidades adquiridas después de participar en el sistema educativo, cobrando así enorme importancia la educación de la mayor calidad que genere los mejores resultados posibles.

Desde la economía, una área en ocasiones tildada como poco humana, la obra de Amartya Sen contiene títulos como “El Valor de la democracia”, “La Idea de la Justicia”, “Primero la gente: Una mirada desde la ética del desarrollo a los principales problemas del mundo globalizado”, “Identidad y violencia”. Su obra desprende un marcado compromiso de denuncia de las desigualdades y visibilización de los orígenes de la pobreza, además inspira y guía la transformación a gran escala hacia una sociedad más justa e igualitaria.

En 1998 La Real Academia Sueca de Ciencias decidió otorgar el Premio Nobel de Ciencias Económicas al profesor Amartya K. Sen por sus contribuciones a la economía del bienestar.

El compromiso por la justicia social arraigado en sus orígenes, la valentía y la coherencia en su prolífica obra, el impacto social de sus contribuciones, su posicionamiento claro ante la violencia estructural y su excelencia científica que hacen atractiva la bondad, provocan que encontremos en el economista indio Amartya Sen otro referente NAM que agregar a nuestros horizontes.

Tags:
Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación