Las sufragistas Sojourner Truth, Elizabeth Cady Stanton y Susan Anthony son las protagonistas de la última estatua instalada en el Central Park de Nueva York. El monumento, llamado Monumento de las Pioneras de los Derechos de la Mujer, rinde homenaje a estas tres mujeres en el marco del centenario del derecho de la mujer al voto en EEUU.

En el mítico parque neoyorquino, que tiene casi 170 años de historia y 340 hectáreas entre las que podemos encontrar 23 estatuas, nunca se había instalado ni un solo monumento dedicado a mujeres destacadas reales. Hasta la fecha, solo había tres estatuas de personajes femeninos y, todos ellos, de ficción: Alicia en el País de las Maravillas, Mother Goose, un personaje de dibujos animados franceses y Julieta (junto a Romeo) de Shakespeare. 

La ONG Monumental Women, organización formada por voluntarios defensores de los derechos de la mujer, historiadores y líderes comunitarios, llevaba más de siete años realizando una campaña para conseguir este objetivo, logrando recaudar 1,5 millones de dólares para financiar la pieza de arte.

La estatua es obra de la reconocida escultora Meredith Bergmann y en ella podemos ver, debatiendo alrededor de una mesa, a las tres luchadoras por los derechos de la mujer y por la abolición de la esclavitud. Detrás de estos tres nombres, hay tres relatos de vida. Valientes mujeres que han trabajado para dejarnos un mundo mejor y unos derechos de los que ahora disfrutamos.

En declaraciones a la agencia Efe, Bergmann explica que el monumento pretende contar una historia y que ha querido darle profundidad a la pieza para que, con cada visita, los y las ciudadanas descubran nuevos aspectos. Parece que el monumento esconde detalles con mucho significado que solo descubriremos paseando, cuando se pueda, por el Central Park de Nueva York.

 

Secciones: portada