El 15 de agosto del 2019 iniciábamos la sección Nuevas Masculinidades Alternativas (NAM) en el Diario Feminista. El único diario del mundo de carácter feminista que se publica diariamente daba voz a las masculinidades desde un enfoque riguroso y basado en evidencias científicas. Durante este año hemos publicado más de 55 entradas en las que se ha informado de realidades muy diversas ligadas a las masculinidades: hombres contra el tráfico de personas y la prostitución, amistad masculina, masculinidades y religión, libertad en las relaciones afectivo-sexuales, investigaciones en el campo de los men’s studies, etc. Esta diversidad es también el reflejo de los hombres implicados en esta sección, somos hombres de diferentes edades, estilos de vida, orientaciones sexuales, opciones religiosas y orígenes culturales. Partiendo de esta diversidad, nos une el objetivo de mostrar el papel que tienen las NAM para la erradicación de grandes problemáticas sociales como la violencia de género. 

A lo largo de este año, las entradas de la sección NAM han despertado el interés de las personas lectoras de DF y hemos podido corroborar la importancia de abordar las masculinidades desde un enfoque riguroso y alejado de las ocurrencias. En este sentido, algunas de estas personas han compartido con nosotros sus reflexiones. Así, cabe destacar la importancia del artículo ¿Presumir de sacar malas notas en matemáticas? Ridículo publicado el 29 de agosto del 2019. Este artículo es utilizado por algunas personas lectoras del ámbito educativo para demostrar al alumnado y las familias que las matemáticas pueden ser muy transformadoras desde la perspectiva de las masculinidades. Cabe destacar también algunos artículos que desmienten importantes mitos de género conectados con la masculinidad, como el del príncipe azul que salió a la luz el 9 de Enero del 2020. En él se evidencia que no existe ninguna evidencia científica que correlacione el ideal del príncipe azul con el ejercicio de la violencia de género. Por último, es relevante señalar también por la valentía en su posicionamiento el artículo Nunca he sido ni seré putero. En él se desmonta el argumento, de forma muy contundente y desde el lenguaje del deseo, de que la comercialización del sexo es sinónimo de libertad sexual, de hecho se demuestra que es todo lo contrario. 

No queremos quedarnos aquí quienes participamos en esta sección, nuestro objetivo es seguir difundiendo el papel central que tienen las NAM para transformar las relaciones sociales del siglo XXI. Creemos en este sueño y estamos trabajando en ello, como dijo Martin Luther King: Ahora es el momento, no estaremos satisfechos hasta que resuene la libertad y todos y todas podamos decir: ¡Libres al fin! 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación