Margaret Hamilton // Wikicommons

La misión espacial Apolo 11 tenía como objetivo lograr que un ser humano caminara en la superficie de la Luna. Un equipo de científicos, astronautas, matemáticos, ingenieros, etc. trabajaron duramente en la misión para conseguir que el alunizaje fuera posible. Entre estas personas encontramos a Margaret Hamilton, la primera ingeniera de software de la NASA, sin las contribuciones de la cual el alunizaje del Apolo 11 no hubiera sido posible.

The software that sent humans to the moon” (con subtítulos en castellano) es el título del corto de animación que, con guión de Matt Porter y la dirección de Franco Barroeta, relata el papel que tuvo la ingeniera de software en la misión Apolo 11. 

Margaret Hamilton nació en Paoli, Indiana (Estados Unidos) el 17 de agosto de 1937 y estudió matemáticas, primero en la Universidad de Míchigan y después en el Earlham College, donde se licenció en Matemáticas (con diplomatura en Filosofía) en el año 1958. Posteriormente estudió matemáticas abstractas en la Universidad de Brandeis.

En el año 1960 entró a trabajar como eventual en el Departamento de Meteorología del MIT (Massachusetts Institute of Technology), bajo las órdenes del profesor Edward Norton Lorenz. Aprendió varios lenguajes de programación de forma autodidacta y supo aprovechar muy bien las lecciones de su profesor. Gracias a sus conocimientos y a su esfuerzo, fue una de las encargadas en diseñar el software que permitía predecir el tiempo. 

Posteriormente, tuvo la oportunidad de involucrarse en el proyecto Sage Philco-Ford del Laboratorio Lincoln del MIT en el que tenía la responsabilidad de desarrollar el software para el primer ordenador que buscaba aeronaves desconocidas en el espacio aéreo norteamericano. El éxito en esa misión le permitió trabajar en el Laboratorio Charles Stark Draper del MIT que en ese momento estaba trabajando en el Programa Apolo. Ese proyecto le cambiaría la vida y la nuestra también. Sus extraordinarios conocimientos en programación hicieron que fuera la encargada, junto con su equipo, de diseñar parte del software que hacía funcionar el Módulo de Mando y el Módulo Lunar. 

Margaret Hamilton fue probablemente la persona que evitó el fracaso de la misión Apolo 11. Minutos antes de que se produjera el alunizaje hubo un fallo que encogió el corazón a todo el equipo, pero, gracias a que el software estaba diseñado para recuperar errores y priorizar funciones imprescindibles, se evitó una sobrecarga en el sistema. 

Después de su exitoso trabajo en la misión Apolo 11, creó la empresa Hamilton Technologies. Su esfuerzo y logros han sido recompensados por innumerables premios como el Exceptional Space Act Award otorgado por la NASA en el 2003 o la Medalla Presidencial de la Libertad que le fue entregada en el 2006.

Margaret Hamilton fue una auténtica pionera y visionaria de la programación informática, una mujer que ayudó a crear lo que serían las bases de la ingeniería de software y que, probablemente, evitó el desastre durante el aterrizaje del Apolo 11 haciendo posible que el hombre llegara a la Luna.

Secciones: Culturas subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación