ortada resumen Safe to Learn: ending violence in and through schools

Tal y como podemos leer en el llamamiento a la acción de la iniciativa Safe to Learn, perteneciente a la alianza para poner fin a la violencia contra la infancia End Violence Against Children, todos los niños y las niñas merecen estar seguras y protegidas en la escuela para que puedan aprender, crecer y desarrollar las habilidades y la confianza que necesitan para llevar una vida sana y próspera. Las escuelas tienen el potencial de ser transformadoras en la promoción de normas sociales positivas y la igualdad de género. Pero, para demasiadas niñas y niños en todo el mundo la escuela es un lugar de violencia y miedo. 

Ciertamente, la violencia escolar es una problemática que sufren las escuelas de todos los países del mundo y que presenta muchas y diferentes formas, yendo desde la que se ejerce física o verbalmente, de forma puntual o de acoso, a otras más sutiles e indirectas como el aislamiento o la estigmatización social. Numerosas investigaciones demuestran que la violencia impide que muchos niños, y especialmente las niñas y quienes pertenecen a grupos de población más vulnerables, asistan a la escuela y accedan a las mismas oportunidades educativas. Ser víctimas de violencia escolar, independientemente del tipo que sea, no sólo puede truncar sus futuros y sus vidas, sino que además tiene un impacto en su salud física y psicológica que puede perdurar hasta la adultez y amenazar su capacidad para convertirse en personas con un desarrollo pleno y satisfactorio.

Safe to Learn trabaja con gobiernos y organizaciones de la sociedad civil, comunidades, docentes y la propia infancia para poner fin a la violencia escolar y asegurar que todas las niñas y los niños, especialmente quienes son más susceptibles de sufrirla, se encuentren en entornos seguros de aprendizaje. Debido a este motivo, la iniciativa hizo un llamado a la acción que ha sido respaldado, hasta la fecha, por 15 países, a través del cual se propone poner en marcha actuaciones que van en la línea de, por una parte, desarrollar una legislación que proteja la infancia de todas las formas de violencia tanto en los centros educativos como on line. Así mismo, sugiere y anima a los gobiernos a implementar políticas para mejorar los sistemas, la capacidad y las habilidades para prevenir y responder a la violencia en las escuelas en todo el sistema educativo, entre otras.

Por otra parte, Safe to Learn, recomienda acciones dirigidas  a favorecer la prevención y la respuesta a nivel escolar como, por ejemplo, establecer un enfoque comunitario que parta del compromiso de toda la comunidad educativa de cara a la construcción de entornos seguros y sensibles al género para todas las niñas y los niños, que promuevan la disciplina positiva, la enseñanza centrada en el alumnado y protejan y mejoren el bienestar físico y mental de los niños y las niñas. 

Por último, la iniciativa propone, trabajar para la transformación social e invertir recursos de forma eficaz, basándose en aquello que nos dicen las evidencias que funciona así como seguir contribuyendo al desarrollo de la investigación centrada en estos temas. 

Son cinco bloques de acciones que, si se llevasen a cabo, lograrían progresos como una mejora en los resultados y el aprendizaje, un mayor rendimiento de las inversiones en educación y una oportunidad para romper el círculo de la violencia.

Tal y como se afirma desde el llamado a la acción, el trabajo conjunto puede movilizar nuevos recursos, impulsar los cambios necesarios en las políticas, generar red para compartir soluciones contrastadas así como probar nuevas ideas y aunar esfuerzos en pro de garantizar que todos los niños y las niñas, sin excepción, tengan acceso a las mismas oportunidades. 

Secciones: portada Violencia 0

Si quieres, puedes escribir tu aportación