La comunidad yazidí habitaba en la provincia de Nínive en el norte de Irak, históricamente han sido una minoría religiosa kurda con influencia de las antiguas religiones sirio-mesopotámicas, el zoroastrismo persa y el sufismo islámico. El pueblo yazidí y sus creyentes han sido históricamente perseguidos en varias ocasiones por el Imperio Otomano, por Al-Qaeda​ y posteriormente también ha sido perseguido por los yihadistas del Estado Islámico. A nivel internacional personas como Nadia Murad, defensora yazidí de los derechos humanos han dado altavoz a la persecución de su pueblo.

Las consecuencias de la persecución de Estado Islámico han sido denunciadas por parte de organizaciones internacionales como Amnistía Internacional, especialmente por lo que afecta a la situación de las mujeres y la infancia. Según estudios recientes de la organización, las criaturas de la minoría religiosa y étnica yazidí que sobrevivieron al brutal cautiverio a manos del grupo de Estado Islámico (EI) en Iraq sufren graves problemas de salud física y mental.

Cuando EI irrumpió en el norte de Iraq, las personas yazidíes huyeron al monte Sinjar. Muchas fueron asesinadas y unas 7,000 mujeres y niñas fueron secuestradas y esclavizadas. Algunas criaturas perdieron extremidades en la batalla, mientras que algunas niñas que fueron violadas nunca podrían tener hijos. Amnistía está pidiendo que las esclavas yazidíes que tuvieron los bebés de los combatientes de EI sean reasentadas con sus criaturas en el extranjero.

Basado en docenas de entrevistas en el norte de Irak, el informe, al que le ha dado altavoz la BBC afirma que las criaturas sobrevivientes sufren “lesiones debilitantes a largo plazo”, así como trastornos de estrés postraumático, cambios de humor y retrocesos. Abogan por las reunificaciones familiares y la protección de las madres y mujeres que han sido explotadas y maltratadas.

Share and Enjoy !

0Shares
0 0
Secciones: portada

Deja una respuesta