Nisreen Haj Ahmad

Hablamos con Nisreen Haj Ahmad – Cofundadora y directora de la organización AHEL. Con base en Aman, Jordania, AHEL apoya a grupos y organizaciones comunitarias que están  liderando proyectos de acción colectiva orientados a proteger los derechos humanos, la libertad, y la justicia en los países árabes.

¿Nos puedes dar una idea del trabajo que hace AHEL?

La misión de AHEL es dar apoyo a todas aquellas personas que están llevando a cabo campañas de acción colectiva para proteger los derechos humanos, en el terreno, y en los países árabes. Esto consiste en diferentes tareas orientadas a formar líderes comunitarios a partir de la metodología de organización comunitaria y liderazgo desarrollada por el Profesor Marshall Ganz, con quien me formé y trabajé en Harvard. Esto puede ser desde hacer formación en cómo reclutar y formar un equipo central de liderazgo, qué elementos tener en cuenta a la hora de desarrollar una narrativa, estrategias y estructura, cómo constituir diferentes equipos de coordinación, múltiples equipos de liderazgo, entre otros. A día de hoy hemos hecho esto con 15 campañas. Entre ellas, por ejemplo, la campaña “6 minutos para leer” (orientada a alfabetizar a mujeres de Jabal Al Natheef, uno de los barrios más pobres de Amann) o la campaña “Hogares seguros” (para prevenir el abuso físico infantil).

AHEL ofrece este apoyo trabajando conjuntamente con las campañas, como es el caso de estas dos campañas, y también a través de la formación. Este curso 2019-2020 hemos hecho la segunda edición del curso online de “Organización comunitaria”, que sigue la misma estructura que el que ofrece el profesor Ganz en Harvard, pero lo enseñamos en árabe, y orientado hacia una audiencia de los países árabes.

¿Cómo ha impactado el COVID-19 en el trabajo que AHEL estaba haciendo?

Cuando estalló el COVID-19 en Marzo de este año estábamos justo en la mitad del curso de organización comunitaria. Este año tuvimos 71 estudiantes de 13 países árabes diferentes. Estos estudiantes estaban liderando un total de 61 campañas, y para concluir el curso habíamos planeado hacer un webinar abierto a sus equipos, sobre todo con el objetivo de invitarlos a conocer nuestra metodología de organización comunitaria. Con el COVID-19 aquí decidimos abrir ese webinar a un evento emitido por Facebook live, invitando a participar a todas aquellas personas que quisieran conocer más sobre organización comunitaria, y saber qué cosas ya se estaban haciendo por otras personas en el terreno. Se inscribieron 320 personas al evento de las cuales finalmente participaron 130. Lo interesante fue que para participar en el evento abierto hicimos que rellenaran un pequeño formulario, en el cual preguntábamos si estaban haciendo algo en relación al COVID-19, y en caso que sí, que explicaran qué exactamente. Esto nos dio perspectiva, y además, nos permitió seleccionar 5 experiencias que pudimos presentar y discutir en el evento. Cuatro de estas experiencias estaban lideradas por mujeres, y una por un hombre, y además mostraban realidades aquí en Jordania, en Siria, o en Palestina.

¿Nos puedes contar un par de esos ejemplos?

Sí, claro. Una de estas experiencias era la campaña “Levántate por los derechos de las profesoras”, lideradas por profesoras de escuelas privadas aquí en Jordania. Esta campaña existe desde 2015, y está trabajando por el cumplimiento de sus derechos laborales (sueldos que no llegaban al salario mínimo, que se pagaban en metálico con todo lo que eso suponía, etc.). Con el COVID-19 muchas de estas maestras han sido despedidas de la noche a la mañana, sin recibir indemnizaciones y en ocasiones sin que se les page su salario. Otra de las experiencias fue una iniciativa en Palestina, también liderada por una mujer, que consistió en organizar comités vecinales utilizando la metodología de organización comunitaria que usa AHEL. Crearon diferentes comités vecinales, entre ellos, uno para distribuir comida a las comunidades, otro para cubrir las necesidades de las personas mayores, otro centrado en responder dudas respecto a los derechos de los trabajadores, entre otros. Explicó el modelo que habían seguido, y sobre todo las experiencias previas de las cuales habían partido y que habían inspirado el trabajo que estaban haciendo.

Creo que este evento fue importante sobre todo para crear un espacio en que un momento de miedo, de emergencia, y de urgencia las personas pudieran conectarse, comparar y conocer experiencias, y sacar coraje el uno del otro, transformar ese sentimiento de frustración que podía haber al principio, y mostrar que estamos juntos como comunidad delante de esto.

¿Cómo ha seguido este trabajo durante la pandemia?

Antes del COVID-19 AHEL daba apoyo a personas que ya estaban involucradas en diferentes campañas, desde la campaña de las profesoras de escuelas privadas, una campaña contra el acoso sexual de niños, o por ejemplo una campaña que está siendo liderada por personas refugiadas sirias contra el matrimonio precoz en el Líbano y otra en Palestina. Cuando llegó el COVID-19 estas personas que estaban trabajando en el terreno tuvieron un poco esa sensación de “¿Y ahora qué hacemos?”. AHEL ha jugado ahí un papel clave, facilitando sesiones orientadas a ayudar a reestructurar estrategias en el momento, e intentar cambiar esa idea de “esto supone una crisis a nuestra campaña” a “esto es una oportunidad para nuestra campaña”. Es un momento que nos ha ofrecido por ejemplo poder plantearnos cómo reorientar las campañas para continuar estando activos, y construyendo y ampliando la base, identificar nuevos líderes en nuestras comunidades. Mi colega y directora de campañas de AHEL Reem Manna ha hecho muchas sesiones de este tipo, ayudando a reestructurar estrategias.

¿Crees que las mujeres han tenido un papel particular en esta crisis?

Buena pregunta… En realidad AHEL trabaja particularmente con mujeres, entonces nuestra red y conexiones resultan estar lideradas mayoritariamente por mujeres. Pero no sé decir si esto es una tendencia general. También es verdad que entre las personas inscritas a participar en el webinar y que dijeron que sí que estaban organizándose durante el COVID-19, también había muchos hombres.

¿Hasta qué punto crees que estas iniciativas de acción comunitaria que han ido surgiendo durante el COVID-19 tendrán continuidad, o lograran tener una estructura un momento de post-emergencia?

De eso se trata, y este ha sido uno de los objetivos que hemos tenido cuando hemos estado facilitando los grupos de líderes de campañas en el terreno, intentando cambiar el mensaje de que este momento supone también una oportunidad. Hay personas que se han autoorganizado de forma orgánica, entonces ahora la pregunta es qué es lo que debemos hacer para asegurarnos de que esta autoorganización continúe más allá de esta crisis y se convierta en una red organizada sólida o estable en sus comunidades. Así que nuestra tarea está en ofrecer apoyo justamente para que esto pase. Muchas de las acciones que se hicieron al inicio han perdido fuerza en un momento en que se ha reabierto la economía. Ahora bien, también es verdad que muchas de estas personas que están trabajando en el terreno post-emergencia COVID-19 están ahora ansiosos por identificar y crear nuevos momentos de urgencia de los que se puedan derivar acciones concretas, y ahora están pensando en cómo continuar. Quizá ha pasado que iniciativas que surgieron en el terreno no se han formalizado propiamente, pero si que les ha dado una idea de cómo se siente la urgencia en organización comunitaria. Algunos de los grupos que he mencionado anteriormente, el trabajo que han hecho les ha dado más apoyos, les ha expuesto a líderes potenciales, y ahora están trabajando con ellos, y mirando de qué forma es más adecuado incorporar a estos apoyos en sus estructuras.

¿Cuáles son los próximos escenarios para AHEL?

En AHEL también hemos tenido que pararnos a pensar y ver qué estamos aprendiendo de todo esto, y en qué áreas nos hace falta aún crecer y mejorar. Estamos ofreciendo horas de tutorías adicionales a nuestros estudiantes del curso online que están liderando campañas y que necesitan o discutir y comentar dudas. Una de las acciones que ya tenemos planificada es la producción de materiales digitales explicando de forma breve los principios básicos de organización comunitaria para que sea accesible a diferentes rincones del mundo árabe. Por ejemplo, desde cómo llevar a cabo sesiones de facilitación de reuniones orientadas a construir buenas relaciones, con intencionalidad, a cómo estructurar equipos, o exponer conceptos básicos de la organización comunitaria en una serie de sesiones online.

Otra cosa que estamos haciendo es analizar más detenidamente cómo desarrollar estrategias de organización comunitaria de forma virtual, por ejemplo, un piquete. En AHEL hemos tenido la suerte de que hace años ya trabajamos en este entorno virtual utilizando plataformas como Zoom, pero aun así, éste es un campo en el que debemos crecer… Aún somo débiles en ejecutar tácticas de presión en entornos virtuales. Así que ahora estamos invirtiendo tiempo en investigar y aprender cómo hacer esto, básicamente conectado con otros colegas de diferentes partes del mundo que ya lo están haciendo y que podemos aprender de ellos.

 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación