Cuando iniciamos el DF, el 25 de noviembre de 2017, se nos advertía de su imposibilidad, ya que no había en el mundo ningún periódico feminista que saliera todos los días del año. Creemos que hoy ya podemos decir que esas previsiones han sido superadas por muchas mujeres y hombres igualitarios que quieren y saben hacer realidad los mejores sueños.

Una de las causas de este éxito es nuestro compromiso de no ocultar las evidencias científicas internacionales sobre los temas que nos afectan. Una de sus consecuencias es nuestra postura transparente y clara ante la violencia de género. Por casualidad, hoy las víctimas supervivientes nos han enviado un artículo de la serie Omertá donde dicen que tienen que pasar a presentar denuncias a periódicos que las han atacado y no quieren rectificar a pesar de tener evidencias de su error. Eso nunca ha ocurrido ni pasará en DF porque nos basamos en evidencias y, si algún día ocurriera, rectificaríamos enseguida.

Pero no solo nos basamos en evidencias científicas internacionales en temas específicamente feministas sino en todas las cuestiones sobre las que publicamos. Estos días estamos viendo cómo algunos periódicos que difundieron el artículo erróneo de The Lancet, ahora en lugar de alabar la rectificación que ha hecho esta revista la atacan a ella y a la ciencia, eso sí ocultando que sus periódicos también la difundieron.

DF sabe que The Lancet (por cierto, con un equipo editorial formado por 15 mujeres y 4 hombres) es una revista extraordinaria que ha contribuido mucho a la salud de todo el mundo ya en la pandemia de 1918 y también ahora. Hemos publicado varios artículos con referencia en The Lancet pero no sobre ese artículo erróneo tuvimos precaución; en las evidencias científicas internacionales que seguimos continuamente había argumentos para dudar de ese artículo y decidimos esperar. Ahora consideramos que la rectificación de The Lancet es parte de la maravilla de la comunidad científica internacional. Sus descubrimientos se publican en las mejores revistas científicas del mundo, de forma que las y los especialistas de la materia puedan descubrir enseguida cualquier error o trampa.

Seguiremos con esa opción clara por la mejora de las vidas de las mujeres y de toda la humanidad.

Si quieres dar tu apoyo, puedes suscribirte gratuitamente a DF.

Si quieres, puedes escribir tu aportación