La UNESCO ha anunciado que el Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, ha acogido la decisión unánime de la Asamblea General de las Naciones Unidas de establecer el 9 de septiembre como el Día Internacional para la Protección de la Educación de Ataques

Antonio Guterres proclamaba que, mientras el mundo está luchando para contener la pandemia de COVID-19, los niños, niñas y jóvenes que viven en zonas de conflicto son los y las más vulnerables y se debe asegurar que tengan un entorno seguro en el que adquirir los conocimientos y competencias que necesitan en el futuro. 

Más de 75 millones de niños y niñas de 3 a 18 años viven en países afectados por la crisis y necesitan ayuda urgente. La resolución visibiliza esta problemática, así como los efectos de la violencia continua que sufren esta infancia y las dificultades que tienen de acceder a la educación.  

El mensaje de la Directora General de la UNESCO, Audrey Azoulay, es claro y directo: las escuelas deben ser lugares seguros, libres de conflicto y violencia. Es tal la importancia de lograr este objetivo, que Audrey asegura que nuestro futuro colectivo depende de ello. 

La declaración de este día es un paso muy importante en el momento que estamos viviendo, cuando los ataques de todo tipo contra la educación durante los conflictos van en aumento.  Agradecen a la Jequesa Moza Bint Nasser por lanzar esta iniciativa y también a todos los Estados miembros por apoyar la resolución. 

Durante la pandemia se ha evidenciado el valor de las escuelas como espacios de protección y bienestar, por ello la UNESCO tiene la determinación de actuar en defensa de este derecho para lograr que las escuelas sean una realidad para todos y todas, en todo lugar y en todo momento. 

Henrietta Fore, Directora Ejecutiva de UNICEF, declaró también que se debe asegurar que en la reapertura de las escuelas, conforme la pandemia de COVID-19 se vaya mitigando, se trabaje para que sigan siendo espacios de aprendizaje seguros, incluso en los países en conflicto. Según Henrietta, atacar a las escuelas es una violación de la humanidad, si se permiten estos ataques, se destruirán las esperanzas y los sueños de toda una generación de niños y niñas

En la Resolución de la Asamblea  se afirma que los gobiernos tienen la responsabilidad de proporcionar protección y asegurar una educación de calidad, inclusiva y equitativa a todos y todas las estudiantes, en especial a quienes son más vulnerables. Sabemos que las niñas, especialmente, están sufriendo en mayor medida los efectos devastadores de la pandemia, por lo que los esfuerzos deberán prestar una atención especial a ellas. 

Más del 90% del estudiantado del mundo se han visto afectados por la pandemia del COVID-19 y la proclamación del Día Internacional para la Protección de la Educación de Ataques nos deja un claro mensaje: las escuelas deben ser lugares seguros, de aprendizaje y protección para el alumnado y los y las maestras y debe ser una prioridad en las agendas públicas. 

Secciones: subportada